Search
jueves 19 septiembre 2019
  • :
  • :

Primer encuentro rescata las experiencias misioneras en Santa Cruz

“No somos nosotros que nos hacemos misioneros, es el Señor que nos llama a ser misioneros” con esa afirmación de Monseñor Sergio Gualberti comenzó el primer encuentro Arquidiocesano Misionero de Santa Cruz en el que participaron más de 700 delegados de prácticamente todas las parroquias de la Arquidiócesis. Monseñor destacó que el inicio del Encuentro Misionero justo el mismo día en que, hace un año, llegó a Bolivia un gran misionero como es el Papa Francisco.

LAS EXPERIENCIAS MISIONERAS

Quizás la característica más significativa de este primer encuentro ha sido la gran riqueza compartida en torno a las experiencias misioneras que se conocieron y que son sin duda una gran motivación e impulso para los agentes pastorales de Santa Cruz.

Entre esas experiencias compartidas, está la de Laura Miño, una joven Marista boliviana que contó de su servicio en Gana-África donde estuvo de misión durante un año. Ella asegura que esa experiencia le cambió la vida “yo he dicho sí y ustedes también pueden decir sí” afirmaba.

Laura asegura que “el espíritu sopla, solamente necesita corazones abiertos. La misión te da mucho más de lo que tú puedes compartir”. En poco tiempo Laura partirá en una nueva misión, será destinada al continente asiático por 3 años.

Otra experiencia es la de Máximo, un misionero Italiano que junto a su esposa, llegaron a Bolivia hace más de 30 años. Hoy tienen 8 hijos y su apostolado lo desarrollan en Postrervalle enseñando “arte con caridad” a los pobladores de los valles principalmente a los jóvenes.

En su intervención, Máximo se dedicó a recuperar algunos “tesoros” o testimonios de personas cuya figura les ha enseñado mucho de cómo debe llevarse adelante la misión. Muchos de esos personajes son sacerdotes amigos, grandes misioneros que dejaron huella en el corazón de Máximo así como en el corazón de las comunidades donde sirvieron y apagaron su vida.

Los tesoros que Máximo mostró gráficamente hablan de la senxillez que es necesaria para la misión, por ejemplo una “bicicleta” o unas “abarcas” con la que los sacerdotes podían movilizarse sin perder el contacto diario y la fraternidad con la gente; también mostró los “libros” de sacerdotes intelectuales que no cayeron en la trampa de la ciencia: la comodidad que aleja al misionero de la gente; también mostró una “pala y crucifijo” mostrando que la evangelización está muy unida al trabajo con la gente.

Encargado


Only with you I want to spend my days of youth and old age. At your side everything is ... special


Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies