Search
lunes 16 septiembre 2019
  • :
  • :

Se inician gestiones para que religiosas Siervas de María se queden en Sucre

Correo del Sur. SE ENCARGARÁN EL GOBERNADOR Y EL ARZOBISPO. Al final de una intensa jornada marcada por revelaciones y arduas reuniones, la partida de las hermanas Siervas de María del hospital Santa Bárbara quedó en suspenso. Representantes de la iglesia Católica y el Servicio Departamental de Salud (SEDES) abrieron diálogo que en los siguientes días involucrará al Gobernador y al Arzobispo de Chuquisaca con el fin de que las religiosas reviertan su decisión.

La jornada de ayer comenzó con una conferencia de prensa en la que las hermanas Siervas de María oficializaron públicamente su retiro del hospital Santa Bárbara aduciendo que ese nosocomio tiene el “personal profesional y de base, suficiente en número y calidad”; y que la congregación “necesita reforzar y aumentar hermanas en algunas comunidades”, según un comunicado que leyó la madre superiora Provincial de las Siervas de María, Loreto Casado.

Además, en el mismo documento, dan a conocer que la “disminución de personal y la escasez de vocaciones” son otros motivos para tomar la determinación que de plano fue rechazada por los trabajadores del hospital Santa Bárbara y por la población a través de los medios de comunicación, que recordaron además que en los últimos años las religiosas vieron limitado su poder de decisión en el nosocomio por decisión de las autoridades.

La hermana Loreto, con voz quebrada y entre lágrimas, agradeció a la población y se despidió del hospital Santa Bárbara en el que trabajaron 117 años.

Fue el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, quien tomó la palabra y empezó a revelar algunos aspectos que en los días precedentes no fueron motivo de declaraciones, pero que circularon como versiones no oficiales de manera insistente.

“A las causas que la hermana ha dicho, yo creo que también está la falta de apoyo de los responsables del hospital durante estos diez años, que han tenido que vencer las hermanas dificultad tras dificultad”, sostuvo Juárez.

Recordó que durante este tiempo “hubo mala voluntad o la decisión de ir poco a poco deshaciéndose de las hermanas y sacándolas de los puestos de responsabilidad que ellas llevaban con mucha eficiencia y eficacia. Las iban relegando”, recalcó.

“Yo estoy convencido que para varias autoridades del hospital y también gubernamentales la presencia de las hermanas era incómoda, molestaba”, afirmó el Arzobispo de Sucre para luego anunciar que “como iglesia vamos a hacer un informe jurídico administrativo”. “También son temas que la población tiene que saber y que han hecho sufrir a las hermanas”, remarcó.

Concluida la intervención de Juárez, en representación de los trabajadores del hospital Santa Bárbara, Angélica Rentería, reiteró la postura del personal expresada con anticipación: “No estamos de acuerdo. Pedimos que rechacen las autoridades. No es justo. Tiene que haber solidaridad del pueblo sucrense”.

La representante después reveló algo más. “Hay otras razones más fuertes por las que se están yendo”, afirmó Rentería y salió el caso de tres containers con donación para el Santa Bárbara que están sin desaduanizar hace varios años y que suponen penalidades, que bordearían los $us 85.000, que recaen sobre las hermanas Siervas de María.

La iglesia Católica y el Sedes emiten comunicado conjunto

El SEDES y la Iglesia Católica se reunieron dos veces durante la tarde y noche de ayer. En el primer encuentro no se llegó a un acuerdo, pero se anticipó la decisión de trabajar para que las hermanas no dejen el hospital Santa Bárbara.

Después, a las 21:00, hubo una nueva reunión en el Arzobispado que duró casi tres horas. Al cabo de ese tiempo, los representantes de la iglesia Católica y el SEDES suscribieron un comunicado en el que “se aclara que la decisión de dejar el servicio en el hospital Santa Bárbara es por determinación de la Autoridad máxima de la Congregación, no siendo atribuible a otro tipo de presiones o injerencias de autoridades públicas del departamento en la decisión tomada”.

En el punto medular del comunicado que está firmado por los participantes de la reunión dice que “se determinó que las máximas autoridades gestionarán la reconsideración de la decisión tomada ante las instancias superiores correspondientes, para la permanencia de la Congregación religiosa en el Hospital Santa Bárbara”.

Al respecto, el director del SEDES, Martín Maturano aseguró que el gobernador Esteban Urquizu y el Arzobispo de Sucre se encargarán personalmente de este tema. Con respecto a la desaduanización de los containers informó que se conformó una comisión técnica jurídica entre el SEDES y el Arzobispado para que se analice el caso y se encuentren soluciones.

Más temprano, el presidente del Comité Cívico de Chuquisaca, Freddy Montero, sugirió hacer una colecta para recaudar los fondos necesarios, con el fin de no permitir que las hermanas se vayan.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies