Search
miércoles 3 junio 2020
  • :
  • :

San Martin de Porres Realizó su Asamblea parroquial

Somos una parroquia misionera y evangelizadora.

El domingo 18 de marzo la parroquia San Martin de Porres se ha reunido en Asamblea Parroquial. En un ambiente de participación dedicaron un día completo para pensarse sobre la vida pastoral que deben tener como parroquia.

Bajo el Lema “Martinianos en Misión, El Evangelio es Alegría”, se trabajó mirando el plan pastoral que tiene la parroquia desde el año 2015 hasta el 2020. Se tuvo como metodología el ver, juzgar y Actuar que es el método propuesto para el próximo Congreso Americano Misionero (V CAM). Para la mirada de la realidad se invitó a un periodista del Deber que nos presentó claramente que es necesario contextualizar lo que vive nuestro país a nivel social, político y religioso. Que hoy estamos viviendo momentos muy valiosos donde el rol de la participación social es importante, que aunque vivimos en democracia, vivimos muy afectados por un proceso de desinstitucionalización, y represión y persecución y además de desconocimiento de procesos realizados. Es evidente que hubo mejoramiento en algunos sectores sociales, pero que corren el riesgo de volver a su situación anterior de pobreza.  Por otra parte también parece que la justicia está viviendo un procesos de descredito que podría afectar el mismo futuro de la democracia. Finalmente que ante los medios de comunicación hoy las redes sociales están tomando un protagonismo que nos debe llamar la atención. Como iglesia debemos de estar atentos a esta situación tan especial.

Por su parte Mons. Braulio Sáez  presentó el próximo V CAM, el 5to. Congreso Americano Misionero, que es un tiempo de gracia para nuestra iglesia local y nacional, que recibiremos a tanta gente para vivir la Misión, de vivir el Evangelio de la Alegria. Nos recordó que como parroquia debemos de trabajar para armar y diseñar el Equipo de Animación Misionera. Este equipo debe organizar todos el trabajo misionero internamente y dando vida para su misma parroquia. Además también tenemos que prepararnos para recibir a misioneros en nuestras casas y aprender de ellos durante este tiempo. Finalmente que como parroquia debemos de preocuparnos por nuestra vida de la iglesia. Que debemos de aportar en las diferentes comisiones del mismo congreso. Por eso invita a todos los miembros de las parroquias apoyar en el compromiso de la misión.

Iluminados por estas dos miradas, de la realidad y la importancia de la misión y el congreso, ya el plan acerco a concretar todos los espacios pastorales que deben de trabajarse como parroquia. Se insistió que en un ambiente de participación de los laicos comprometidos, deben de animar la parroquia asiduamente. Hay una seria preocupación por la pastoral familiar, en necesario trabajar con las familias, en varios niveles, desde la procreación, y desde la misma vivencia como familia. Hay situaciones de mucho dolor en los hogares, por lo que la oficina de la familia será diseñada con familias preparadas y personas expertas. En relación a la pastoral juvenil, se pide a los jóvenes, de enfrentar a los nuevos desafíos. Aunque el plan insiste en revitalizar permanente mente la vida de los jóvenes y lograr una evangelización dinámica. A nivel de las Comunidades Eclesiales y grupos de oración se toma en serio la formación de líderes que empapados del amor a Cristo se deben lanzar a formar nuevas comunidades y las existentes de darle más vida. Que todas las comunidades deben estar como familias, es decir, padres e hijos. Una parte importante es la catequesis, que hoy debe considerarse de forma particular, que toda la catequesis de los niños y jóvenes debe de orientarse a vivir la fe en la vida y en sintonía con el caminar de la misma iglesia local, que también invitar hacia la pastoral vocacional. Finamente para la parroquia los ministerios ligados a la liturgia adquieren su importancia por los diferentes servicios que se ofrecen permanentemente. Todos los ministerios como el de la palabra, de la música y canto, los ministros de la comunión y de la colecta, definieron la importancia tener formación litúrgica, para vivir con respeto la eucaristía, para tener participación y dinamismo en cada misa. Al tener eucaristías vivenciales y participativas, hacemos que nuestra parroquia viva una fe en comunidad.

La Asamblea parroquial concluyó  con una eucaristía de acción de gracias y para seguir caminando como una parroquia misionera.

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies