Search
viernes 13 diciembre 2019
  • :
  • :

Retiro espiritual. Ser sacerdotes más humanos, esa es la cuestión

“Los sacerdote podemos ilusionarnos con ser héroes pero siempre seremos humanos” asegura el padre Sergio Gamberoni que durante estos días predica en el retiro espiritual anual del que participan más de 65 sacerdotes de Santa Cruz y Camiri.

Él es natural de Bérgamo (Italia) y vive hace 11 años en Bolivia. Actualmente es rector del Seminario diocesano “San Luis” de Cochabamba. En sus 19 años de sacerdocio siempre ha estado involucrado en la formación y orientación espiritual de jóvenes y seminaristas que se forman para presbíteros. En un breve diálogo con el Padre Sergio, logramos entresacar algunas de las principales ideas compartidas en le retiro.

A decir del Padre Sergio la idea es profundizar en la figura del sacerdote sin quedarse solamente en lo ideal del ministerio sino también con la mirada atenta a las expectativas que tiene la gente a la que sirve el sacerdote en su realidad cotidiana. Se trata de conciliar lo ideal del ministerio con la fragilidad propia de la condición humana, asegura.

“El Evangelio nos llama a ser más humanos”

Entre otras reflexiones, pretende desmitificar la idea casi heroica y posiblemente desencarnada del sacerdocio, asumiendo que el sacerdote está llamado a ser muy humano y en ese sentido subraya que es el propio Evangelio el que los llama a ser más humanos.

“Hay un trabajo muy bello que la Iglesia esa haciendo, muy humano, humilde y concreto de mirar la figura del sacerdote percibida dentro de un ministerio, dentro de una realidad en la cual somos tanto más creíbles cuanto somos más  humanos, no porque hemos fracasado respecto  al ideal sino porque no somos animales. En lo humano hay algo bellísimo que tiene que ver con la espiritualidad, con la dignidad, con la profundidad, con las relaciones a la cual nos llama le Señor. El Evangelio nos llama a ser más humanos, subraya el Padre Sergio.

Un aspecto fundamental que nos cuenta el padre Sergio es que la Iglesia ya está trabajando para que la formación de los nuevos sacerdotes apunte a que sean “personas más maduras e integradas” conciliando lo ideal del ministerio sacerdotal con la fragilidad propia de la condición humana.

“El documento nuevo de la Iglesia (2016) para la formación en los seminarios, indica con  claridad algo que tiene que ver con todo el clero, la posibilidad de ser personas más maduras e integradas” y acota que “Alrededor de la palabra integrada hay la posibilidad de la madurez,  de conciliar en nuestra vida lo ideal a lo que nos empuja el evangelio y, aquel aspecto de fragilidad, de humanidad, de parcialidad que nos pone en condición de pedir ayuda, de reconocer que nuestra posición no es unívoca, de trabajar en equipo, de reconocer las diferencias de edad, de cultura… etc en el servicio propio en el cual nos insertamos, respecto de una visión doctrinal y heroica del sacerdote, es una visión de una persona que está al servicio de la gente”.

A este punto, el Padre Sergio cree que un aspecto muy importante que debe cultivar el sacerdote es la cercanía con la gente “Por supuesto es la cercanía con la gente, a la participación en la historia con el evangelio en la mano, la frecuentación de las personas y la frecuentación de la Palabra, es decir estar con Dios  e ir a predicar, estar con la gente es lo que nos hace crecer como sacerdotes. Se supone que el Señor nos está haciendo crecer y nos indica poco a poco, esto nos implica mayor disciplina, mayor santidad dentro de nuestros errores también”.

Aunque malos existen malos ejemplos dentro del sacerdocio que hoy en día son amplificados por los medios de comunicación y las redes sociales, el Padre Sergio está convencido que eso no implica que el ideal del sacerdocio este mal sino que son las personas con sus fragilidades las que fallan.

“Por ejemplo… un papá  de familia, un buen papá de familia, bendito sea y es de ejemplo, pero la fragilidad de un papá no necesariamente hace fracasar lo ideal de la paternidad y no necesariamente impide a este hombre, que también puede haberse equivocado, de ser un buen padre.

Claro que hay límites y circunstancias que impiden continuar siendo sacerdotes. Me gusta el camino que ha tomado el Papa Francisco respecto a una cristiandad,  a un modelo un poco heroico, demasiado alto, tendente a lo sobrenatural a los desencarnado del sacerdocio, con estos riesgos por supuesto…

El papa está retomando, la iglesia con el concilio vaticano… la historia que nos trae el evangelio, la historia de discípulos concretos con sus limitaciones, con su forma de ver, con su historia personal y con sus errores y fragilidades…” sostiene.

Finalmente, el Padre Sergio puntualizó que “lo que la Iglesia anuncia no es lo ideal, es la cercanía y, humano significa esto, altísimo en el amor, capaz de perdonarse  setenta veces siete. Una iglesia que no se queda solamente en el juicio aunque el juicio sea necesario.

Encargado


Only with you I want to spend my days of youth and old age. At your side everything is ... special


Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies