Search
viernes 20 septiembre 2019
  • :
  • :

Pedagogía del silencio

El silencio es el gran ausente de la pedagogía. La escuela enseña a hablar, leer y escribir, pero no enseña el valor comunicativo y expresivo del silencio. Ni el niño ni el joven están preparados para el silencio. Para ellos, el silencio es algo extraño, insoportable, que hay que cubrir enseguida de palabras y de ruidos. Lo identifican con el castigo. No llegan a comprender que el silencio no consiste meramente en callarse, sino en fijar la atención en algo.

El silencio es la cuna de la palabra auténtica. Así como la pedagogía de la palabra resulta completamente necesaria para describir el mundo, la pedagogía del silencio es absolutamente imprescindible para contemplar el mundo e interiorizarlo. En cierto sentido, la pedagogía del silencio es previa a la de la palabra. La palabra que nace del silencio es una palabra sólida, consistente y firme. Sin silencio, sin reflexión, las palabras se convierten en mera cháchara hueca, en retórica inflada y vacía. Por no saber habitar el silencio, nos volvemos tan superficiales, nos dejamos conducir por propagandas, órdenes, gritos o seducciones de cantos de sirenas, y nuestras palabras, con demasiada frecuencia, son falsas o expresión de emociones nocivas como el rencor, la rabia, la ira, la envidia….

Sólo en el silencio es posible la contemplación. Contemplar no significa sólo mirar atentamente la realidad, sino distanciarse y fijarla en la retina del espíritu. La contemplación, como ya lo manifestó Aristóteles, es el preludio de la filosofía. Filosofar significa describir la realidad en su intimidad y su profundidad. El silencio nos posibilita contemplar nuestra interioridad, convertirnos en espectadores de nuestras vidas, nuestros actos, nuestros pensamientos. Al observarnos en silencio brota con fuerza la pregunta radical “¿quién soy?”, tan esencial para conducir nuestras vida por las sendas de la profundidad y la autenticidad. A su vez, la contemplación silenciosa del mundo exterior nos sumerge en el misterio que se oculta en todo: un rostro, una sonrisa, una flor, una montaña, una mariposa, un arroyo, o el firmamento cuajado de estrellas.

El silencio permite también la contemplación nítida y transparente del otro. Es muy diferente observar un rostro en pleno diálogo, en plena conversación, que observarlo en silencio, calladamente. La contemplación silenciosa posibilita descubrir su extrañeza, su misterio, su radical humanidad, su absoluta dignidad. Cuando observamos en silencio el rostro de un amigo, del hijo o de la esposa, vemos reflejado en él el misterio mismo de la humanidad.

En Venezuela, donde estamos tan llenos de ruidos y de gritos, y donde las palabras valen tan poco, o se usan para ofender y separar, necesitamos una larga cura de silencio para devolverle a la palabra su valor y su dignidad.

 

Autor: Antonio Pérez Esclarín, ( pesclarin@gmail.com) @pesclarin www.antonioperezesclarin.com Con permiso expreso de Familia Cristiana, Digital. http://familiacristiana.org.ve Derechos Reservados




Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies