Search
martes 11 agosto 2020
  • :
  • :

P. José Fuentes: Frutos de la Visita Papal

Campanas/Iglesia Viva 08.07.20/ Hablar de frutos de una visita papal es extremadamente arriesgado, porque siempre los veremos desde una perspectiva humana. Sin embargo, los frutos de fe de cualquier actividad pastoral que podamos realizar nosotros serán siempre imperceptibles y dependen del actuar del Espíritu Santo que, en rigor, no podemos medir.

Dicho esto y con la falibilidad de la reflexión humana me atrevo a dar mi opinión sobre los frutos que dejó la visita de Su Santidad el Papa Francisco.

La preparación de la visita, durante los meses anteriores a la misma estuvo llena de encuentros humanos entre la Iglesia y los responsables del Gobierno boliviano que estoy seguro ayudaron a un conocimiento mutuo y a despejar prejuicios, desconocimiento mutuo y desconfianza. Fueron encuentros en los que, aunque no faltaban los intereses particulares, hubo verdadero diálogo y se llegó a soluciones dialogadas buscando el bien del país. Han quedado las agendas de las comisiones organizadoras de la visita llenas de nombres de personas, rostros y momentos vividos que han propiciado verdadera relaciones fraternas.

En las parroquias y otras instituciones de Iglesia se ha reflexionado ampliamente sobre la figura del Santo Padre y su mensaje y eso, sin duda, ha colaborado a la profundización de nuestra fe cristiana.

Durante la visita del Papa, la movilización de colegios, parroquias, grupos cristianos y personas, en general, ha visibilizado a la Iglesia en Bolivia mucho más que en otras actividades pastorales menos motivadoras. Ha sido una manifestación popular que ha puesto de manifiesto la identidad católica de nuestro pueblo y ha levantado la estima y el orgullo de ser parte de la Iglesia católica. El movimiento que ha generado, los encuentros interpersonales, la escucha de los mensajes papales, el encuentro con la humanidad del Santo Padre, son una cantidad de experiencias, cuya efectividad, difícilmente podemos medir.

Tras la visita en Bolivia ha habido un aumento de vocaciones sacerdotales, que sino ha sido espectacular, si ha sido significativo. La oración en común, el mensaje del Pastor y el movimiento comunitario han contribuido a ello.

Sigamos rezando y reflexionando personalmente y en grupo el mensaje del Santo Padre: su llamada a ser una Iglesia más misionera y comprometida con los pobres, así como a ser verdaderos servidores del pueblo, sin olvidarnos “de dónde nos han sacado”, como nos dijo a los consagrados.

Es la hora de poner en práctica el mensaje de Francisco, que es el mensaje de Jesús para este tiempo: construir una Bolivia unida desde la diversidad de nuestras culturas; unida por la fe en Cristo.

P. José Fuentes Cano

Secretario General Adjunto

Conferencia Episcopal Boliviana

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies