Search
martes 18 mayo 2021
  • :
  • :

Orientaciones Litúrgicas para las celebraciones de la “Semana Santa 2021” en la Arquidiócesis de Santa Cruz

Campanas: Al acercarse las fechas de la semana más importante para los cristianos, en la cual se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús, se han establecido unas orientaciones litúrgicas para las celebraciones de este 2021, de acuerdo al contexto de pandemia que también este año vivimos, aunque con características diferentes a las del año pasado.

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos hizo pública una Nota, firmada el Miércoles de Ceniza por el Cardenal Robert Sarah y el Arzobispo Arthur Roche, respectivamente Prefecto y Secretario de ese Dicasterio, que ha sido enviada a los Obispos y a las Conferencias Episcopales sobre las celebraciones de la Semana Santa de este 2021.

Afrontando el drama de la pandemia

Teniendo en cuenta que el mundo está afrontando aún el drama de la pandemia con sus consecuencias y cambios, incluso en la forma de celebrar la Liturgia, las normas y directrices contenidas en los libros litúrgicos, concebidas para tiempos normales, ya no pueden aplicarse enteramente por ser estos “tiempos excepcionales de crisis”. Por esta razón, el Obispo, en su calidad de “moderador de la vida litúrgica en su Iglesia, está llamado a tomar decisiones prudentes para que las celebraciones litúrgicas se desarrollen con fruto para el Pueblo de Dios y para el bien de las almas que le han sido confiadas, teniendo en cuenta la protección de la salud y cuanto ha sido prescrito por las autoridades responsables del bien común”.

En la Nota se recuerda el Decreto emitido por este Dicasterio, por mandato del Santo Padre, el 25 de marzo del año pasado, en el que se ofrecen algunas orientaciones para las celebraciones de la Semana Santa. Y se invita a releerlo para tomar las decisiones necesarias para las próximas celebraciones pascuales, según la situación particular de cada país. De hecho, se lee: “en muchos países siguen vigentes estrictas condiciones de confinamiento que imposibilitan la presencia de los fieles en la Iglesia, mientras que en otros se está retomando una vida cultual más normal”.

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos agradece, por último, a los Obispos a las Conferencias Episcopales por haber respondido pastoralmente a una situación de constante cambio a lo largo del año. Y manifiesta: “Somos conscientes de que las decisiones adoptadas no siempre han sido fáciles de aceptar por parte de pastores y fieles laicos. Sin embargo, sabemos que se han tomado para garantizar que los santos misterios se celebraran de la manera más eficaz posible para nuestras comunidades, respetando el bien común y la salud pública”

ARQUIDIÓCESIS DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA

En nuestra Arquidiócesis hemos tomados las siguientes Orientaciones para su aplicación:

1-     Mantener siempre las normas sanitarias básicas para hacer de los lugares de culto espacios sanos y seguros, el uso de la mascarilla y del alcohol (hidroalcohólico), distancia social, ventilación de los espacios, y el aforo del 30%

2-        Para los que no puedan asistir a las celebraciones (ancianos, enfermos o con discapacidad) es recomendable la oración a través de los medios de Comunicación Social.

3-        Prepárense con sumo cuidado las celebraciones, eligiendo bien las alternativas que propone la Liturgia y acogiendo de buen grado las indicaciones para adaptarlas a este tiempo de pandemia.

4-        En las distintas celebraciones se ha de reducir al mínimo necesario el número de ministros que intervienen –acólitos, lectores, etc.-, sin que ello desdiga de la dignidad de la celebración.

5-        El canto no está prohibido, siempre y cuando no exista alguna indicación expresa de las autoritarias sanitarias y se haga con las medidas de precaución adecuadas –uso de mascarilla en todo momento y distancia de seguridad entre las personas–. No es aconsejable el canto o la música grabados.

6-        Evítese la distribución de subsidios para el canto en soporte de papel, o cualquier tipo de folleto explicativo de la celebración, por el riesgo que conllevan ante un posible contagio.

7-        Instrúyase a los fieles para recibir la comunión de manera segura y ordenada, procurando que este gesto central de la celebración se haga de la mejor manera posible.

DOMINGO DE RAMOS:

No se realizará la Procesión, por tanto, la Bendición de Ramos se realizará desde el presbiterio, siguiendo la segunda o tercera fórmula descritas en el Misal Romano.

MISA CRISMAL – MARTES SANTO

Se ha determinado que todos los sacerdotes están convocados a la Concelebración de la Misa Crismal en la Catedral a horas 09.00 de la mañana del Martes Santo, 30 de marzo, sin presencia de los fieles. Cada presbítero trae su alba. La entrada será por el Obispado.

MIÉRCOLES SANTO

Se propone una Celebración Penitencial con absolución general, de acuerdo a las normas, en las parroquias en horario conveniente. Se indique a los fieles que tienen la obligación de acercarse posteriormente al Sacramento de la Reconciliación de manera personal, apenas las condiciones sanitarias lo permitan.

JUEVES SANTO

No se realizará el Lavatorio de los pies ni tampoco la procesión con el Santísimo, solo se limitará a su traslado al lugar de la reserva de parte del celebrante y dos acólitos con velas. Para la Adoración ante el Monumento, prever un servicio de orden para evitar aglomeraciones.

VIERNES SANTO

La celebración de la Pasión del Señor se desarrolla tal y como indica el Misal Romano. No obstante, la adoración de la Santa Cruz con el beso se limitará sólo al celebrante, y a los demás fieles se les puede decir que traigan un crucifijo y les den el beso de piedad a la Cruz desde sus sitios (u otro gesto significativo, sin moverse de su sitio). En la Oración Universal se añadirá una Plegaria con el número XI con el siguiente texto:

“Oremos también por los enfermos de la Covid-19, por todos los que están a su cuidado, por los profesionales de la sanidad, por los sacerdotes y voluntarios cristianos que trabajan en esta circunstancia por los demás, por los que están buscando una solución desde la ciencia a esta pandemia, por las fuerzas de seguridad, por los que han muerto, por sus familiares y amigos, para que el Señor, dueño de la vida y de la muerte sostenga nuestra esperanza y nos dé abundantemente su gracia˝.

Se ora un momento en silencio. Luego prosigue el sacerdote:

Dios todopoderoso y eterno,

que quisiste que tu Hijo Unigénito

soportara la debilidad de nuestra carne,

el sufrimiento y la muerte de cruz,

concédenos propicio consuelo en la enfermedad,

fuerza a los que están al cuidado de la salud de los enfermos,

apoyo en nuestras debilidades,

consuelo a los que lloran la muerte de sus seres queridos,

y el descanso eterno a los que han sufrido la muerte,

para que tu pueblo pueda alegrarse

por el cese de la pandemia que nos aflige,

y pueda servirte llevando a cabo lo que te agrada.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Para el Via Crucis, se sugiere que se rece dentro del mismo templo y que sólo recorran las estaciones los ministros con la cruz y los cirios.

Otra posibilidad sería, que el sacerdote u otro ministro pueda recorrer en un vehículo con el Cristo Muerto o la cruz algunas calles de la Parroquia, a modo de lo que se hizo en Corpus Christi, indicando a los fieles que esperen en las puertas de sus casas con un altar preparado para tal ocasión y anunciando anteriormente con un croquis el recorrido del móvil.

 VIGILIA PASCUAL

Para el horario de la Vigilia Pascual téngase en cuenta “la hora marcada por las autoridades civiles”, de todos modos, convocar a una hora oportuna, no más tarde de horas 20.00.

 La primera parte de la celebración, denominada Lucernario, se realiza en el presbiterio. Tras la monición inicial, que puede omitirse, se suprime la bendición del fuego y se procede a la bendición del cirio pascual, que se enciende y se coloca en su lugar. Omitiendo la procesión y las aclamaciones, se cantará o leerá el pregón pascual.

La “Liturgia bautismal” se celebra tal y como viene indicada en el Misal. La presencia de la asamblea aconseja no omitir el rito de la aspersión después de la renovación de las promesas bautismales. Tómese la precaución, sin embargo, de evitar el contacto con el agua que se va a bendecir cuando esta se prepare, y que el sacerdote higienice las manos con alcohol antes de la aspersión.

No parece aconsejable, dadas las circunstancias, celebrar el bautismo de niños durante la Vigilia Pascual. 

Si se han de administrar los sacramentos de la Iniciación Cristiana a adultos o si al final se celebra el bautismo de algún niño, hágase con todas las medidas higiénicas y sanitarias que garanticen que los signos y ritos se hagan adecuadamente, pero de forma segura, especialmente los que implican el contacto, como las unciones. Se finaliza esta parte con la oración de los fieles.

Retransmisión de las celebraciones por medios de comunicación social

La nota de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos del 17 febrero 2021 señala que, en esta circunstancia de la pandemia, el uso de las redes sociales para la retransmisión de las celebraciones, “junto a los resultados positivos, también se han observado aspectos problemáticos. Para las celebraciones de la Semana Santa se sugiere facilitar y privilegiar la difusión mediática de las celebraciones presididas por el Obispo, animando a los fieles que no pueden asistir a su propia iglesia, a seguir las celebraciones diocesanas como signo de unidad”.

Así pues, pensando en los enfermos o impedidos por algún motivo, se pide que únicamente se retransmitan las celebraciones desde nuestra Catedral presididas por el Arzobispo, invitando a todos los demás fieles a que acudan a sus parroquias o comunidades cristianas. Para esto se contará con las plataformas digitales de Diakonía y Campanas y los MCS.

Recomendaciones para vivir la Semana Santa en pandemia:

  1. Ponerse en presencia de Dios: a través de la oración dialogar y expresar lo que sientes para estrechar el vínculo de fe con el Señor.
  2. Practicar el ayuno: va más allá de no ingerir alimentos, consiste en la superación personal mediante la que sacrificamos malas actitudes o vicios.
  3. Actuar con caridad hacia el otro: realizar buenas acciones que incidan directamente en el bienestar de los demás, ser solidarios, tolerantes y empáticos en todo momento.
  4. Pedir por la salud mundial: la intención principal de la Cuaresma en este 2021 es que se encuentre una cura para la enfermedad que provoca la pandemia del covid-19, que Dios inspire a los científicos y políticos para manejar adecuadamente esta emergencia y que se alcance a toda la población sin distinción alguna.
  5. Fortalecer la fe, pese a las turbulencias que nos presenta el mundo, seguir confiando en Dios que dirige nuestra vida y, encontrar refugio en la oración.
Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies