Search
martes 11 agosto 2020
  • :
  • :

Mons. Sergio: “Pierdo a un gran amigo, un hermano, la Iglesia en Bolivia pierde un Pastor entregado, y Bolivia pierde un hombre muy cercano a los pobres”

Campanas. Personalmente pierdo a un gran amigo, un hermano, la Iglesia en Bolivia pierde un Pastor entregado, y Bolivia pierde un hombre muy cercano a los pobres y últimos, cuyo corazón latía por la vida, la democracia, la justicia y la paz, dijo Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, esta mañana en la Eucaristía en memoria de Mons. Eugenio Scarpellini, quien retorno a la casa del padre este 15 de julio.

El Arzobispo de Santa Cruz,  fue el gran amigo de Mons. Eugenio Scarpellini, ambos son misioneros Italianos y compartían una estrecha amistad y un gran cariño de hermanos.

Hoy jueves 16 de julio  en la Basílica Menor de San Lorenzo Mártir a las 08:00 horas, se celebró una Eucaristía en Memoria de Mons. Eugenio Scarpellini y por la festividad de la Virgen del Carmen, la misma fue presidida por Mons. Sergio Gualberti y concelebrada por Mons. Estanislao Dowlaszewicz, Obispo Auxiliar, el Rector de la Catedral y Vicario de Comunicación, P. Hugo Ara, P. Mario Ortuño, Capellán de Palmasola y el P. Alessandro Manenti, Párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima.

 

Tenemos la firme esperanza que María ha acogido en sus brazos amorosos y  de Madre a tantas víctimas de la pandemia, con ellos a Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de El Alto, que nos ha dejado ayer. Una figura eminente de Pastor que ha entregado su vida por El Señor y un misionero generoso e incansable del Evangelio, por 32 años en nuestro país, quiso ser ciudadano boliviano, dijo Monseñor Sergio.

El prelado afirmó que Personalmente pierde a un gran amigo, un hermano, la Iglesia en Bolivia pierde un Pastor entregado, y Bolivia pierde un hombre muy cercano a los pobres y últimos, cuyo corazón latía por la vida, la democracia, la justicia y la paz.

Perdemos acá pero encontramos un protector más en el cielo, un pastor que desde niño amaba a la Virgen María, en el santuario de su pueblo natal la Virgen del Olmo. Él se dejó llevar por la Virgen María y como Obispo de El Alto en la advocación de la Virgen de Copacabana. Hagamos lo mismo, caminemos agarrados de la mano de la Virgen María, ella nos lleva a su Hijo Jesús y hacer lo que Él nos diga, a creer en él y en Dios Padre, el Dios de la vida que nos libera del miedo a la  muerte, del desconcierto y de la desesperación y de toda clase de esclavitudes, aseguró el Arzobispo.

 

 

 

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies