Search
miércoles 27 mayo 2020
  • :
  • :

Mons. René, nos invita a renovar nuestra vida y dejar atrás todo lo que nos impide seguir al Señor

Campanas. Con la imposición de las cenizas, se inicia una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para la vivir el Misterio Pascual, es decir, la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La primera misa de miércoles de ceniza de 2020 en la Catedral, fue presidia  por el Obispo Auxiliar de Santa Cruz, Mons. René Leigue, quien aseguró que hoy  es el inicio de una nueva vida, que hoy renovemos un nuevo compromiso cristiano  y nos acerquemos al Señor y que  en  el inicio de la cuaresma dejemos a un lado todo lo que nos cuesta y nos ata al pecado.

Hoy la Iglesia nos presenta este momento tan bonito en nuestra vida espiritual, son momentos fuertes, un momento en el que tenemos que darle ese espacio en nuestra vida y para nosotros que creemos y confiamos en Dios, no todo es  lo mismo y por eso durante el año la Iglesia nos presenta diferentes  momentos fuertes, para decir que este es el tiempo para él. Este tiempo de cuaresma nos llama a la conversión y la conversión no significa solamente tomarlo como una tradición, por ejemplo venir a misa el miércoles de ceniza pero no es solamente participar hoy y luego desaparecer de la Iglesia, tenemos que hacer un compromiso de renovar nuestra vida y dejar atrás todo lo que nos impide seguir al Señor, dijo Mons. René Leigue, Obispo Auxiliar de Santa Cruz.

Durante el tiempo de cuaresma el Señor nos invita a hacer algo diferente en nuestra  vida y volver al Señor porque él es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y rico en misericordia y amor, desgarren sus corazones y no sus vestiduras, dijo el prelado.

Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:

“Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”

“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”

“Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

 

Significado de la imposición de la ceniza

– Los judíos acostumbraban a echarse ceniza sobre la cabeza para indicar que estaban en penitencia y los cristianos empezaron a tomar esa costumbre al empezar la cuaresma.

– Se pone al principio de la cuaresma, ya que cuaresma significa 40 días de preparación hasta la Pascua. Es un tiempo de conversión, es decir de volver a Dios, de quien nos hemos alejado.

– La ceniza significa que es polvo, es lo que queda de un desperdicio cuando se quema. Por ello nosotros somos débiles, frágiles. En cualquier momento podemos morir. Por ser polvo podemos llegar a convertirnos en Cristo que es vida eterna y alegría completa

– La ceniza es basura que se tira. Con nuestros pecados hemos llegado a ser basura que se tira, que no sirve ya para nada, con nuestro pecado llenamos el mundo de tristezas, lágrimas y nos alejamos de nuestro Padre y de todos los que nos rodean.

– La ceniza es tizne que mancha, polvo que se pisa, con nuestro pecado hemos manchado a las personas que nos quieren.


– La ceniza indica el inicio de la cuaresma la cual es tiempo de oración, ayuno, penitencia, encuentro con Dios, encuentro con los demás y compromiso de superación para ser como Cristo.

– En los primeros siglos del cristianismo la preparación a la fiesta de Pascua comenzaba con el primer domingo de Cuaresma. Poco después, para completar la cuarentena, el miércoles de ceniza comenzó a ser la puerta de entrada a la cuaresma.

– En nuestra patria el miércoles de Ceniza es una celebración popular que forma parte indiscutible de nuestra cultura y que no puede pasar desapercibida en la vida pública. En la cuaresma se tiene que vivir lo que el miércoles de ceniza se ha celebrado. El miércoles de ceniza nos indica lo que debemos hacer en la Cuaresma.

– La ceniza no necesariamente la podemos recibir de un sacerdote, la podemos recibir de otro cristiano bautizado e inclusive uno mismo la puede tomar.

– Para poder recibir la ceniza es necesario que uno elija libremente aceptarla; durante el miércoles de ceniza se pide el ayuno a los mayores de 18 y menores de 65 años, excepto aquellos que se encuentren gravemente enfermos, si uno se encuentra enfermo o es menor de edad o muy mayor, se puede suplir el ayuno con una buena obra o evitando aquellos que más nos gusta hacer o comer y que el no realizarlo nos cueste un sacrificio, todo esto con el único fin de ofrecerlo a Dios.

Sugerencias para recibir la ceniza

Para tener una mejor participación en la imposición del símbolo litúrgico durante la celebración de la imposición de la ceniza; es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

– Cuando participamos en la imposición de la ceniza durante la misa se ha de tener presente que participamos como una comunidad y que lo más importante no es el signo sino lo que éste significa para nuestra vida; después de la homilía del celebrante, se proceda a la imposición de ceniza. En este momento es importante tener en cuenta que es un símbolo de penitencia y que deseamos ser cada vez mejores cristianos comprometidos por lograr vivir mejor y en paz, alegres de que Jesús venga a nuestras vidas.

– Cuando participamos en la imposición como grupo de adolescentes, se recomienda una actitud de verdadera seriedad ante el símbolo y que se vea la posibilidad de recibir la ceniza de manos de otros y con una actitud de que prometemos ser mejores como grupo y como adolescentes, dentro de este clima se podrán asumir como grupo varias penitencias, como podrían ser el unificarnos más como grupo, el superar algunos problemas de falta de aceptación de los demás, de ayudarnos entre todos corrigiéndonos como buenos amigos las faltas que veamos que cometemos, que como grupo realicemos alguna obra de beneficio social a nuestro barrio, escuela, parroquia, etc.

– Cuando participamos de la imposición solos, debemos recordar y fijarnos en todos los elementos que componen la celebración, es importante que en todos ellos vayamos descubriendo a Dios mismo, que nos ama y nos invita a ser cada día mejores cristianos y personas. Al momento de recibir la ceniza es bueno ir pensando una serie de propósitos personales que podamos cumplir durante la cuaresma, como podría ser algunos sacrificios de cosas que más nos agraden y que ofreceremos con gusto para que podamos alejar de nuestras mentes todo deseo malo de alejarnos de Dios y de nuestros seres queridos.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies