Search
lunes 26 septiembre 2022
  • :
  • :

Mons. Estanislao Dowlaszewicz: “La Vida consagrada es luz en un mundo sumido en las tinieblas de la dispersión”

Campanas. Desde la Parroquia La Santa Cruz, en la celebración de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, Mons. Estanislao Dowlaszewicz, afirmó que, “La Vida consagrada es luz en un mundo sumido en las tinieblas de la dispersión”.

 Con motivo de la 26º Jornada Mundial de la Vida Consagrada, los Religiosos y Religiosas de la Arquidiócesis  de Santa Cruz, participaron de la celebración Eucarística en la Parroquia La Santa Cruz, la misma fue presidida por Mons. Estanislao Dowlaszewicz, OFMConv, Obispo Auxiliar.

«Caminando juntos». Es el lema con el que la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, coincidiendo con la fiesta de la Presentación del Señor. 

La Misa de Acción de Gracias  fue concelebrada por: el P. Guillermo Siles, Párroco de la Parroquia San Martín de Pórres y Presidente de la CBR – regional  Santa Cruz, el P. Bismark Terraza Paz, Canciller del Arzobispado y Vicario Parroquial de la Parroquia la Santa Cruz, el P. Luis López, MSF, Director de Misiones OMP – Santa Cruz, el  P. Carlos Longo, P. Fr. Antonio E, Reyes S., OFM Cap, Párroco de la Parroquia San Isidro Labrador de Minero, el P. Maximiliano Bonifaz, y el Padre  Adrián Naben, de la comunidad, Misioneros del Verbo Divino.

La Jornada Mundial de la Vida Consagrada, es un homenaje y gratitud a los hombres y mujeres que han entregado su vida a Dios y que trabajan día a día al servicio generoso y desinteresado de los demás para dar testimonio de amor, justicia y esperanza.

Al inicio de su homilía Mons. Estanislao indicó que el 2 de febrero celebramos la Presentación del Señor. María y José, de acuerdo con las disposiciones de la ley, ofrecen a Dios al Niño Jesús. Pero no es sólo Jesús el que es presentado en el templo de Jerusalén. María también presenta su disponibilidad de cumplir su fíat y comienza su sacrificio, como le aseguran las palabras de Simeón: “Una espada traspasará tu alma” (Lc 2,35).

Así también destacó que la Jornada de la Vida Consagrada fue instituida en el año 1997 por el Papa San Juan Pablo II.

El prelado afirmó que esta Jornada, es “una ocasión de encuentro marcada por la fidelidad de Dios, que se manifiesta en la perseverancia gozosa de numerosos hombres y mujeres” consagrados y consagradas.

Recordamos hoy las palabras del Papa Francisco, quien dijo el 11 de diciembre de 2021 que “la vida consagrada nace en la Iglesia, crece y puede dar frutos evangélicos solo en la Iglesia, en la comunión viviente del Pueblo fiel de Dios”.

 El Obispo Auxiliar preguntó ¿Qué significa ser “consagrado”? Consagrado no significa automáticamente alguien más santo que otros, sino que a través de la profesión religiosa se hace una entrega completa a Dios.

Como dijo Juan Pablo II – “el sacrificio en el templo se multiplica en cierto modo por la entrega de tantos corazones consagrados en el mundo”.

¿Cuál sería el destino del mundo si no hubiera las personas consagradas? preguntó la Santa Teresa de Ávila. ¿Cuál sería el destino del mundo si no existieran los corazones consagrados, es decir, totalmente entregados a Dios?

Y, sin embargo, en la comprensión del mundo, los consagrados, a menudo “encerrados” tras los muros de los monasterios o casas, no hacen nada útil.

 ¿Para qué son? – pregunta un mundo, en el que solo cuenta lo que da resultado, lo que trae beneficios tangibles, que pueden convertirse en monedas tintineantes.

De la misma manera el Obispo responsable de la Vida Consagrada en la Arquidiócesis de Santa Cruz, aseveró que  la profesión de los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia es una vocación extraordinaria. Todas aquellas personas, entregan su vida por completo a Dios, son un recuerdo y recordatorio constante para el mundo de que “la vida de este mundo pasa”.

Para nosotros, que tan a menudo estamos enfocados en lo cotidiano y poseer más y más, las personas consagradas son un recuerdo de que nuestra vida en la tierra no es permanente y que la única dignidad que realmente importa es llegar a ser dignos de conseguir un día la vida eterna, dijo Monseñor.

Es bueno entonces que lo sean las personas consagradas. Que lo sean con su presencia silenciosa tras los muros del convento, con su presencia activa en la escuela, en las aulas de los colegios, en las iglesias, en los hospitales y postas sanitarias o en las casas de los ancianos, en los hogares de niños huérfanos, pero también con su presencia ordinaria entre nosotros en todos los lugares donde camina la gente, expresó el Obispo Auxiliar.

Así también Mons. Estanislao  mencionó cuatro aspectos de la jornada mundial de la Vida Consagrada

El primero – hoy es la Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, que se celebra ese día, la cual está íntimamente relacionada con el símbolo de la luz. Es Jesús quien es esa LUZ, y María es quien, por voluntad de Dios, la trae al mundo.

El segundo – luego este acontecimiento celebramos en la Eucaristía, que crea una comunidad de fe, esperanza y amor. La Eucaristía fortalece con su Alimento a la Comunidad y fortalece el espíritu de la comunidad. La Palabra de Dios tiene el poder de iluminar las tinieblas de nuestro corazón, el Cuerpo de Cristo nos fortalece en nuestra peregrinación diaria a la casa del Padre, convirtiéndose en alimento para la vida eterna.

 El tercero al leer y estudiar la Palabra de Dios, pueden superar las dificultades cotidianas, comprender el significado de esa palabra y, sobre todo, acercarse a Dios y a las demás personas.

 El cuarto momentoMonseñor destacó que  la vida en comunidad es un gran tesoro, y las personas consagradas son signo de este tesoro. Cuando hoy muchas personas abandonan la comunidad de la Iglesia, las comunidades de vida consagrada se convierten en fuentes de luz en un mundo sumido en las tinieblas de la dispersión. Gracias a su oración constante, creemos que esta oscuridad se disipará con la luz que proviene de confiar en Dios.

A nombre del Arzobispo de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti y los Obispos Auxiliares, Mons. Estanislao Dowlaszewicz, agradeció  a todas las hermanas y hermanos, vírgenes consagradas, personas que viven en institutos seculares que crean espacios para la vida común y son signo de unidad de la iglesia.

Que el buen Dios recompense su sacrificio, esfuerzo y entrega generosa con una bendición cada día. Seamos fieles a Dios, escuchando y cumpliendo su Palabra, y recuperemos “la pasión de enamorados” de su vocación y “volver sin miedo al pozo fundante del primer amor, cuando Jesús pasó por nuestro camino, nos miró con misericordia y nos pidió seguirlo”.

También que nos asista hoy y siempre María, Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra, dijo el Prelado al terminar su homilía.

Previo a la Celebración Eucarística de Acción de Gracias, las Religiosas y Religiosos, sostuvieron el encuentro de la vida Consagrada de la Arquidiócesis en el salón de la Parroquia La Santa Cruz. En este encuentro trabajaron  sobre la sinodalidad.

Esta celebración y encuentro fue una grata oportunidad para  encontrarse en el día de la Vida Consagrada y expresar su gratitud al Señor por el don de la vocación y de la consagración, llamados a dar un testimonio radical y profético del reino de Dios en el mundo de hoy. Este encuentro se realizó de manera presencial siguiendo con todas las medidas de bioseguridad.

GALERÍA FOTOGRÁFICA

 

 

 

 

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies