Search
lunes 5 junio 2023
  • :
  • :

Mons. Estanislao Dowlaszewicz: Cristo quiere que seamos una especie de “puerta” los unos para los otros, no un “muro” que bloquee…

Campanas. Este IV Domingo de Pascua, 30 de abril desde la Catedral, Mons. Estanislao Dowlaszewicz, OFM Conv, obispo auxiliar de Santa Cruz afirmó que, Cristo quiere que seamos una especie de “puerta” los unos para los otros, no un “muro” que bloquee el desarrollo. Cuando soy “puerta” para el otro, significa que no me alimenta la envidia por el bien que pasa en su vida y el bien que hace. Sí, rezo para que pueda desarrollarse, porque la fe me dice que cuando mi prójimo es bueno y feliz, yo también me vuelvo mejor y más feliz.

Dios, porque es la “puerta”, no pone límites al perdón, y a la misericordia

Cuando Cristo dice que “él es la puerta” y añade que por ella puede “entrar o salir” quien lo desee. Con esto quiere decir que no está “cerrado”. Él está siempre dispuesto a perdonarnos, a llevarnos de vuelta a Él, a hacernos Sus hijos e hijas. Dios, porque es la “puerta”, no pone límites al perdón, y a la misericordia.

“Dios no es un Dios de rincones y grietas, sino de espacios abiertos, grandes perspectivas, amplias visiones”.

La fe dice que nuestro Dios no es un Dios de rincones y grietas, sino de espacios abiertos, grandes perspectivas, amplias visiones, un futuro sin fronteras. Jesucristo es el Señor de la vida, no de la muerte.

“Jesús no bloquea nuestro desarrollo… después de todo, nos llamo a ser como él, ¡A su imagen!”

“Yo soy la puerta”, dice Jesús. Cuando Jesús dice que él es la “Puerta”, quiere decir que no es el “Muro”. Jesús no bloquea nuestro desarrollo, sino que lo sostiene, dándole nuevas energías, nuevas perspectivas, nuevos horizontes. ¡Él no limita nuestro desarrollo, después de todo, nos llamó a ser como él! ¡A su imagen!

Homilía de Mons. Stanisław Dowlaszewicz Billman, OFM Conv.

Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Santa Cruz

IV Domingo de Pascua A 2023

Abril 30 de 2022

“Nadie es anónimo a los ojos de Dios”.

“Llama a sus ovejas por su nombre”. Nadie es anónimo a los ojos de Dios. Cada uno de nosotros, pequeño o grande, rico o pobre, influyente o insignificante, joven o viejo… para Dios, cada uno es único, importante. Para que nadie se sienta excluido o desapercibido.

“Cristo reserva tiempo para cada uno de nosotros”.

Todas las personas, cada uno de nosotros, es un miembro de la familia de Jesús. Cristo reserva tiempo para cada uno de nosotros, tanto como yo necesito y para que pueda encontrarme en la multitud de asuntos y problemas diversos, en el sufrimiento o en la enfermedad, o cuando estoy tristes o alegre.

“Dios me ve por lo que soy y como soy”.

Cristo me ve y sabe lo que más necesito, lo que extraño, lo que temo, lo que quiero… Dios me ve por lo que soy y como soy. Él lo sabe y lo ve. Muchas veces sucede que no sé qué palabras usar para decirle a Dios lo que me está pasando, lo que estoy viviendo, lo que me duele o me entristece, pero Él lo sabe mucho antes de que yo se lo cuente. ¡Es hermoso! La verdad al respecto da esperanza, y alegra al corazón.

“Jesús no está complacido con nuestros sufrimientos, penas, miedos y ansiedades… no es impotente contra ellos”.

El Evangelio de hoy también dice: “Él las hace salir”. Jesús nos “lleva” “afuera”. ¿Dónde? Jesús no nos mantiene en nuestras dificultades. Él no está complacido con nuestros sufrimientos, penas, miedos y ansiedades. Sí, los conoce, pero no es impotente contra ellos.

Él es Dios, por lo tanto, sólo Él puede y quiere “conducirnos” fuera de ellos, más allá de ellos, a nuevos espacios.

¿Cuándo hace eso? Y ese es el problema. Sólo Él, Dios, sabe el tiempo y el lugar, cuándo y adónde nos conduce. Así que es importante confiar en Él.

“Dios no es un Dios de rincones y grietas, sino de espacios abiertos, grandes perspectivas, amplias visiones”.

La fe dice que nuestro Dios no es un Dios de rincones y grietas, sino de espacios abiertos, grandes perspectivas, amplias visiones, un futuro sin fronteras. Jesucristo es el Señor de la vida, no de la muerte.

“Jesús no bloquea nuestro desarrollo… después de todo, nos llamo a ser como él, ¡A su imagen!”

“Yo soy la puerta”, dice Jesús. Cuando Jesús dice que él es la “Puerta”, quiere decir que no es el “Muro”. Jesús no bloquea nuestro desarrollo, sino que lo sostiene, dándole nuevas energías, nuevas perspectivas, nuevos horizontes. ¡Él no limita nuestro desarrollo, después de todo, nos llamó a ser como él! ¡A su imagen!

“Dios, porque es la “puerta”, no pone límites al perdón, y a la misericordia”.

Cuando Cristo dice que “él es la puerta” y añade que por ella puede “entrar o salir” quien lo desee. Con esto quiere decir que no está “cerrado”. Él está siempre dispuesto a perdonarnos, a llevarnos de vuelta a Él, a hacernos Sus hijos e hijas. Dios, porque es la “puerta”, no pone límites al perdón, y a la misericordia.

“Cristo quiere que estemos “abiertos” a los demás listos para perdonarlos y aceptarlos cuando lo pidan”.

Pero al hacerlo, Cristo nos invita a ser como Él. Él quiere que estemos “abiertos” a los demás también en esto, listos para perdonarlos cuando lo pidan, para aceptarlos cuando pidan aceptación.

“Cristo quiere que seamos una especie de “puerta” los unos para los otros, no un “muro” que bloquee…”

Cristo quiere que seamos una especie de “puerta” los unos para los otros, no un “muro” que bloquee, ponga límites, bloquee el desarrollo. Cuando soy “puerta” para el otro, significa que no me alimenta la envidia por el bien que pasa en su vida y el bien que hace. Sí, rezo para que pueda desarrollarse, porque la fe me dice que cuando mi prójimo es bueno y feliz, yo también me vuelvo mejor y más feliz.

“Jesucristo está abierto, dispuesto a perdonarme, a hacerme de nuevo su hijo o hija”.

De hecho, el mundo entero está mejorando un poco y se vuelve más hermoso. Y cuando mi prójimo cae, cuando yo caigo, entonces sé que puedo levantarme, después de todo, Jesucristo, que se hacía llamar “La Puerta”, está abierto, dispuesto a perdonarme, a hacerme de nuevo su hijo o hija.

“Jesús vino para que no sólo vivamos, sino que vivamos bien, felices, en paz, en amistad”.

“Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. Lo que Jesús dice es importante: Él no vino para que tengamos vida. Vino para que no sólo vivamos, sino que vivamos bien, felices, en paz, en amistad.

“Dios es vida y quiere que tengamos vida en abundancia”.

Nuestro Dios, el Dios de Jesucristo, no tiene celos de nuestra felicidad, de nuestro gozo, de nuestros placeres, siempre que estén edificados sobre Él, sobre Sus mandamientos, sobre la base de Su voluntad. Él es Vida y quiere que tengamos vida en abundancia.

“Jesucristo siempre está en guardia. Siempre está dispuesto a dejarme entrar o salir, recibirme o enviarme”.

Jesús no vino solo para darnos una muestra de la belleza de la vida venidera. Él vino para darnos una participación en la vida eterna. Porque él es la “Puerta”, Jesucristo no descansa. Siempre está en guardia. Siempre está dispuesto a dejarme entrar o salir, recibirme o enviarme cuando yo quiera, en el momento de mi vida que yo quiera.

“El Dios de Jesucristo no se cansa de aceptarme cuando vuelvo a Él de nuevo”.

Es una imagen maravillosa de Dios, llena de amor misericordioso. El Dios de Jesucristo no se cansa de aceptarme cuando vuelvo a Él de nuevo. Él sigue siendo la “Puerta” que está abierta para que yo regrese y me convierta nuevamente en Su hijo o hija.

“Este es el mayor y único deseo de Dios: nuestra felicidad eterna”.

El único deseo de Dios es “que las ovejas tengan vida y la tengan en abundancia”. Este es el mayor y único deseo de Dios: nuestra felicidad eterna. Y aunque nos corrija, lo hace sólo para que tengamos la felicidad eterna, para que no nos perdamos más en los caminos del mundo.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies