Search
domingo 2 octubre 2022
  • :
  • :

Misioneros Oblatos de María Inmaculada se preparan para el 37 Capítulo General

Campanas/Bajo el lema: Peregrinos de la Esperanza en Comunión, los misioneros OMI se preparan para vivir el 37 capitulo general en Roma, desde el 14 de septiembre y por un mes. El capítulo ayudara por una parte, reflexionar y sensibilizarse sobre el caminar de la congregación. Por otra mirar los logros, las prioridades y desafíos que existen hoy en las diferentes misiones.

Este capítulo también elegirá al nuevo superior general, que guiará a los misioneros por los próximos 6 años. El actual Superior General es el P. Louis Lougen, OMI de nacionalidad norteamericano y que está gobernando la congregación desde el año 2010.

En el capítulo participarán más de 100 personas que vendrán de los 67 países donde están presentes los misioneros. Todos los superiores provinciales, delegados regionales y personas invitadas.

¿POR QUÉ PEREGRINOS DE LA ESPERANZA EN COMUNIÓN?

Peregrinos:

Como pueblo peregrino estamos en camino; siguiendo el camino: el camino de Cristo; como el Pueblo de Dios en el desierto; como los discípulos en el camino de Emaús; la comunidad del Camino en Hechos; como Jesús subiendo a Jerusalén; estamos en un camino, discípulos misioneros en el camino con todos sus giros y vueltas, sus altibajos. En este camino escuchamos y escuchamos la Palabra de Dios que nos guía, ayudándonos a discernir cómo seguir fielmente.

Esperanza:

Un regalo de Dios (Efesios 3:17-20); la virtud teologal por la cual deseamos el reino de los cielos y la vida eterna como nuestra felicidad, confiando en las promesas de Cristo no confiando en nuestras propias fuerzas, sino en la ayuda y la gracia del Espíritu Santo (CIC 1817). La vida de oración y contemplación sustenta la esperanza. “Levadura de las bienaventuranzas en el corazón del mundo” (C 11).

Comunión:

La comunión que existe entre los Oblatos en comunidad apostólica – “la familia más unida de la tierra” (San Eugenio). comunión con toda la familia oblata en todas sus múltiples manifestaciones. comunión con los demás en la Iglesia, con el Cuerpo Místico de Cristo. comunión con toda la humanidad – (Fratelli Tutti). comunión en Cristo, que es nuestra Comunión. comunión en la Trinidad que nos llama y nos envía en misión. comunión que corresponde a la interculturalidad. comunión para la misión: (C 7); “evangelizare pauperibus misit me” – evangelizar de muchas maneras.

LOGOTIPO DEL CAPÍTULO

Los invitamos a reflexionar sobre el logo del Capítulo.

Sugiere las tres palabras clave del tema capitular: Peregrinos, Esperanza y Comunión.

Oblatos, en medio del Pueblo de Dios, caminamos juntos en esta peregrinación de vida hacia el encuentro con Dios. El color de fondo, amarillo, sugiere el despuntar de un nuevo día, la resurrección, la esperanza. Los árboles, llenos de hojas, celebran la vida y el crecimiento, y recuerdan el llamado al cuidado de la casa común y de los pobres. La paloma con una rama de olivo (Génesis 8:8-12) habla de esperanza, reconciliación y paz. También se nos recuerda el Espíritu vivificante y el amor que nos atrae a la comunión, formando el Cuerpo de Cristo con una amplia variedad de carismas. Los oblatos están en unión con los pobres y con personas de todas las razas, colores y edades.

La forma del logo podría incluso sugerir una gran Hostia en elevación, el Sacramento de la comunión, alimentando al Pueblo de Dios en su peregrinación y sosteniéndolo en la esperanza.

ORACIÓN POR EL 37º CAPÍTULO GENERAL

Dios de Bondad Infinita,

te agradecemos por todas las bendiciones derramadas sobre nuestra Congregación y nuestra extensa familia oblata. A medida que nos acercamos a nuestro Capítulo General, pedimos una nueva efusión de tu Espíritu Santo.

Te estamos agradecidos por nuestro carisma que nos fue dado a través de nuestro Fundador, San Eugenio, y mantenido vivo a través de las vidas dedicadas de todos los que viven ese carisma con fidelidad creativa y celo apostólico.

En esta peregrinación de esperanza, enciende nuestros corazones y danos nueva vida para llevar a cabo nuestra misión, fortalece nuestra resolución de estar en comunión contigo, entre nosotros y con nuestro mundo roto.

En nuestro servicio a los pobres ya los que sufren, concédenos una renovación de nuestra vida y un mayor compromiso y dedicación a nuestra misión.

Ofrecemos esta oración, por Jesucristo, nuestro Señor, y por la intercesión de María Inmaculada, San Eugenio y nuestros Beatos Oblatos. Amén.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies