Search
domingo 5 abril 2020
  • :
  • :

Más de 300 parejas renovaron sus promesas matrimoniales en la Catedral

Campanas.  Sean ejemplo para que los jóvenes  y las nuevas generaciones opten por el matrimonio y la familia según el plan de Dios, pidió el Arzobispo, a las más de 300 parejas  que participaron de la renovación de la promesas matrimoniales en la Arquidiócesis de Santa Cruz, el domingo 15 de diciembre.

Un singular acontecimiento se vivió en Santa Cruz este fin de semana cuando más de 300 parejas renovaron sus votos matrimoniales en la Catedral Metropolitana. La iniciativa formó parte de la semana de la familia que se realizó en todo el país.

Monseñor Sergio Gualberti y Monseñor Braulio Sáez, junto al equipo de Pastoral Familiar de la Arquidiócesis, fueron los impulsores de la singular iniciativa que se plasmó en la Catedral.

La catedral estuvo completamente llena, participaron parejas de recién casados, como también parejas que llevan más de 60 años de matrimonio, la ceremonia fue presidida por el Arzobispo de Santa Cruz y concelebrada por el P. Hugo Ara, Rector de la Catedral, el P. José María Hernando, Párroco de la Parroquia la Resurrección,  el P. Mario Laverán, Párroco de la Parroquia San José Obrero y el P. Mario, responsable de la Pastoral Penitenciaria.

Con la celebración de renovación matrimonial, se revive el camino de matrimonios y familia que han recorrido, desde que han abierto sus puertas al Señor de la vida, compartiendo, las penas, alegrías, ilusiones, proyectos que anidan en el corazón de los miembros de la familia.

Las familias de los matrimonios acompañaron, tomaron fotos y hasta derramaron lágrimas por tan maravilloso gesto de amor plasmado en la renovación de las  promesas matrimoniales, las mismas que realizaron el día de su matrimonio.

Monseñor Sergio en su homilía pidió a las familias que sean ejemplo para sus hijos y que siempre  incentiven en su hogar la oración en familia, que Dios sea siempre el centro de su hogar, ya que con Dios podemos superar todas las dificultades que se presentan en el camino dijo el Arzobispo.

Así mismo monseñor pidió que cada familia sea ejemplo de comunión y amor, de armonía y paz entre cada uno de sus miembros. Amor de comunión entre esposos y abierto a la vida, amor de gestos concretos de mutua ayuda, compasión, misericordia y perdón.

 

La “Semana de la Familia” se realiza desde hace 4  años a convocatoria de los Obispos de Bolivia. Se realiza en el tiempo de adviento tomando como modelo a la Sagrada Familia de Nazaret, modelo de la  familia cristiana, pequeña Iglesia doméstica, imagen del amor de Dios Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, Comunión y comunicación perfecta entre sus miembros.

Los padres tienen que ser los primeros maestros y testigos de la fe para sus hijos y participen con ellos en la vida de la comunidad eclesial, dijo Monseñor.

El Arzobispo pidió a las parejas que participaron de la renovación de los votos matrimoniales, que sean testimonio de un matrimonio cimentado en el verdadero amor, para que sean ejemplo para que los jóvenes  y las nuevas generaciones opten por el matrimonio y la familia según el plan de Dios.

Al finalizar su homilía, el Arzobispo pidió a los matrimonios que sean Misioneros de la Familia y que sean testigos del amor de Dios.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies