Search
viernes 26 febrero 2021
  • :
  • :

Los Misioneros Oblatos de María inmaculada celebran 205 años de su fundación

Campanas/El 25 de enero de 2016, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI) celebramos el inicio de la congregación, son los primeros encuentros, es como el nacimiento de la Congregación, que evidentemente el nombre definitivo lo tendrían 10 años después.

Todo empezó en Francia, en un pueblo llamado Aix-en-Provence. Será Eugenio de Mazenod (1782-1861), que era sacerdote en la diócesis de Aix. Pero los antecedentes son muy particulares, porque justo nace después de la Revolución francesa. La revolución había dejado muchos vacíos e inclusive destrucción de muchas obras de la iglesia. La Iglesia está destrozada y fue a Eugenio le interpelo toda la realidad triste y desolada de este tiempo.

Eugenio quedo conmovido por el estado de abandono en lo que Vivian los cristianos en Provenza. Quiso ser «el servidor y sacerdote de los pobres», y entregar su vida entera. Ante la inmensidad de la tarea, Eugenio de Mazenod acude a unos cuantos sacerdotes para formar un equipo que se encargue de despertar la fe de los cristianos, en especial los más abandonados: los del campo, los jóvenes, los encarcelados, la gente de a pie de la ciudad.

Como fue la fundación.

El 25 de enero de 1816, con cuatro compañeros, funda la Sociedad de los Misioneros de Provenza, que se convertirá diez años más tarde en la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, reconocida por el papa León XII.

Para su fundador, en los inicios había un dilema, ser misioneros para ir fuera de Francia, porque tenía amigos que ya hicieron esta opción, y había la necesidad misionera, se convertía en una oportunidad de ser un grupo que salga las fronteras, Pero por otra parte Francia estaba destrozada y los pueblos quedaron totalmente devastados, por la visión post revolución francesa. Mucha gente hambrienta de Dios y sin pastores. Cómo poder responder a estas ideas, en este tiempo. Quedarse en Francia o ser misioneros fuera de Francia. Un dilema qe pronto lo resuelva por el discernimiento frente a la Cruz de Cristo.

De hecho, antes de la fundación el invito a varias personas para ser parte de este grupo de misioneros. En las diferentes cartas sobre sale un estilo de vida que posteriormente se materializaría. Eugenio de Mazenod quería fundar una sociedad de sacerdotes que se consagre a la predicación de misiones, en Provenza, en las diócesis de Aix y vecinas; sobre todo en las zonas rurales y en lengua Provenza; que a la vez vivan en comunidad; sin votos, santificarse personalmente y dar ejemplo de una vida eclesiástica fervorosa. Decía: “Una parte del año se empleará en la conversión de las almas, y otra en el retiro espiritual, el estudio y la santificación personal. (Selección de escritos oblatos. #88).

Como todas las obras de Dios, si son de Dios perduran y ahí estaban Tampier y Aubert, Pero ya Tampier llego después de la navidad de 1815 y se instala en el convento que se había comprado para la sociedad, en Aix de Provenza. De ahí que el 25 de enero de 1816, fiesta de la conversión de San Pablo, “dejaron definitivamente uno y otro la casa paterna y a sus familias, para tomar posesión de su humilde morada y no dejar ya mas (Rambert,1,176). Ese día empezó la vida común de los misioneros Provenza, y será considerada como fecha de fundación de la sociedad.

Eugenio Mazenod pasa a ser en 1837 obispo de Marsella, y se entrega del todo al servicio de su diócesis que está en pleno desarrollo, a la vez que sigue dirigiendo la congregación por él fundara. Colocará la primera piedra de Nuestra Señora de la Guarda y de la Catedral de la Mayor en Marsella; otro Oblato, Monseñor Guibert, restablecerá el culto de San-Martin de Tours e impulsará la Basílica del Sagrado-Corazón de Montmartre en París. En 1841, a pesar del pequeño número, la Congregación no duda en enviar misioneros a Canadá y Estados Unidos, Bolivia más tarde a Asia (Sri Lanka), a África (Suráfrica y Lesoto). Hoy en día, los Misioneros Oblatos, unos 3800, están presentes en más de 65 países.

«La ramita plantada por Eugenio de Mazenod en 1816 se convirtió en un árbol frondoso, que extiende sus ramas a lo largo de dos hemisferios y sabe adaptarse tanto al clima helado del Polo Norte como a los calores sofocantes del Ecuador» (San Juan XXIII, 21 de mayo de 1961).

La misión en Bolivia.

En Bolivia hubo dos fundaciones, la primera llegó a la región del Chaco el año 1925, pero debido a la guerra del Chaco terminaron quedándose en el lado paraguayo, los misioneros fundaron como la Misión del Vicariato del Pilcomayo. Nuevamente en 1952 los Misionero llegan, pero esta vez a los centros mineros del Norte de Potosí y desde ese momento su expansión estuvo en varios departamentos del país, La presencia significativa es porque siempre han dedicado su misión a los pobres y sencillos, a los campesinos y mineros. Actualmente los misioneros están presentes en La Paz, Cochabamba, Potosí, Oruro y Santa Cruz.

Guillermo Siles Paz, OMI

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies