Search
viernes 18 octubre 2019
  • :
  • :

Lichamientos y violencia contra las mujeres ofenden al Dios de la vida y de la misericordia, dice Monseñor Sergio en la clausura del Año de la Misericordia

♦ Solo la misericordia puede cambiar el rostro de nuestra sociedad, dijo Monseñor Sergio.

El Arzobispo de Santa Cruz rechazó enfáticamente la justicia por mano propia y la violencia contra las mujeres en nuestro país. En su homilía por la clausura del Año de la Misericordia pidió a todos los creyentes “ser testigos del Dios de la vida, que quiere el respeto de toda persona y de su dignidad…”.

Monseñor Sergio fue contundente al referirse a los linchamientos de la pasada semana “Estos hechos, además de ser espantosos delitos, son una blasfemia al Dios de la vida y de la misericordia” subrayó.

También pidió a toda la sociedad dejar la pasividad en el tema de la violencia contra las mujeres e instó a las autoridades a tomar medidas para erradicar la violencia.

El Prelado Cruceño presidió la eucaristía de clausura del Jubileo de la Misericordia este domingo 20 de noviembre en el atrio de la Catedral ante una multitud de personas de todas las parroquias y comunidades de Santa Cruz que llegaron en peregrinación.

“Hemos tocado con mano que la misericordia de Dios es el corazón palpitante del Evangelio, la Buena Noticia del Dios bondadoso, atento y fiel, que se acerca a quien pasa necesidad para estar cerca de todos, especialmente de los pobres, los últimos, y descartados de la sociedad, del mismo modo que lo haría un padre y una madre con sus hijos” dijo emotivamente el Arzobispo refiriéndose a este año de la misericordia en la Iglesia.

Al referirse a los hechos de violencia y muerte ocurridos estas semanas, dijo “Nos tiene que cuestionar el hecho de que en este tiempo de misericordia, se hayan multiplicado los linchamientos en varias regiones de nuestro país. Estos hechos, además de ser espantosos delitos, son una blasfemia al Dios de la vida y de la misericordia. Ninguno puede hacerse justicia por mano propia, ni en nombre de la justicia comunitaria ni bajo el argumento de que la administración de la justicia es muy deficiente y arbitraria” enfatizó el Arzobispo de Santa Cruz.

También lamentó la “pasividad de la mayoría de la población y del propio Estado” en el tema de la violencia contra las mujeres y celebró las iniciativas civiles de organizaciones que buscan sensibilizar a la sociedad y a las autoridades para que “tomen medidas de una vez para romper con toda esta violencia”

“La vida es sagrada y solo está en las manos de Dios, nadie, ni un estado, puede arrogarse el más mínimo derecho sobre la vida de otros. Quitar la vida a una persona por cualquier motivo, desde el primer momento de la concepción hasta la muerte natural, es un delito y pecado gravísimo” subrayó la máxima autoridad religiosa de Santa Cruz.

Como creyentes, conscientes de que la vida es un don sagrado de Dios, tenemos que poner todos nuestros esfuerzos para romper toda lógica de violencia, de odio y de muerte y testimoniar la novedad del amor cristiano, que se manifiesta en el perdón y la misericordia. Solo la misericordia puede cambiar el rostro de nuestra sociedad, pude hacerla más justa, fraterna y solidaria, conforme al designio de Dios.

LOS MEJORES MOMENTOS DE LA HOMILÍA:


HOMILÍA COMPLETA EN TEXTO:

Se cierra la puerta santa pero no la puerta del corazón de Jesús

Encargado


Only with you I want to spend my days of youth and old age. At your side everything is ... special


Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies