Search
sábado 24 agosto 2019
  • :
  • :

Las obras sociales que no se afianzan en Dios, pierden su sentido y no persisten

Iglesia Viva 11.11.16. Ha asegurado Mons. Adolfo Bittschi, Obispo Auxiliar de Sucre, durante la Eucaristía del segundo día de la Asamblea de Obispos que se desarrolla en Cochabamba y en el día que la Iglesia conmemora a San Martín de Tours. Mons. Adolfo destacó el ejemplo de los santos que muestran el amor de Dios y pidió para cada cristiano la gracia de vivir un encuentro personal con Jesucristo y de poder descubrirlo siempre a través del silencio y la oración.

 

Estamos aquí con el tema del amor al prójimo en el Año de la Misericordia. El mejor ejemplo son los santos que han vivido para servir.

Hoy conmemoramos a San Martín de Tours. No se trata sólo de dar asistencia al pobre, sino de descubrir a Dios. Amar a Dios y amar al prójimo. Esto lo vemos en la cruz, si el palo horizontal no se sostiene en el vertical se cae.
He leído un estudio de Adveniat que evidencia que si la obra social no está sostenida en la fe no persiste.
Desde niño he escuchado la historia de San Martín de Tools, recordando el gesto de San Martín, oficial romano, que deja caer su capa para cubrir a un mendigo, esta experiencia cambia su vida y se dedica a Dios. Lo que dice el Evangelio: “Lo que hacen con los más pobres a mí me lo están haciendo”.
San Martín fue Obispo de Tours y glorificó a Dios con su vida y su muerte.
Pidamos al Señor esta gracia, de poder tener un encuentro personal con Jesucristo. Es la misma experiencia que tenemos de los discípulos de Emaús que acogen a Jesús y que ilumina nuestro Enfoque y Directrices Pastorales hasta el 2018.
¿Por qué hay tantas personas que siguen al Señor al principio y luego se van quedando en el camino?
Unos hallazgos en Egipto traducen un texto que narra el ejemplo del perro que sigue a una liebre y que suscita que muchos otros perros hagan lo mismo, los que ya no ven la liebre dejan de correr porque no ven el objetivo de su carrera.
Que el Señor nos dé la gracia de no perder de vista a Nuestro Señor, de descubrirlo especialmente en la oración y el silencio, dijo al finalizar su homilía Mons. Adolfo.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies