Search
viernes 22 noviembre 2019
  • :
  • :

La voz de la mujer trae al Sínodo el dolor de los pueblos amazónicos

Campanas. Vatican News entrevista a la Hermana Daniela Cannavina, Secretaria General de la CLAR en Colombia, quien subraya que en este Sínodo las voces de las mujeres indígenas y de las mujeres religiosas que están comprometidas con la Amazonía, “traen el dolor y la palabra sufrida de su gente”. Por eso, “merecen ser escuchadas con respeto y que sus palabras sean valorizadas”.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

En el marco de la primera jornada de los trabajos del Sínodo sobre la Amazonía que se celebra en Roma del 6 al 27 de octubre, Vatican News entrevistó a la Hermana Daniela Cannavina, religiosa capuchina de Madre Rubatto, oriunda de Rosario, Argentina y Secretaria General de la CLAR en Colombia, quien habla sobre el papel de la mujer en este evento sinodal que el Papa Francisco ha convocado y que abarca cuatro dimensiones fundamentales: pastoral, cultural, social y ecológica.

La CLAR es la Confederación Latinoamericana de Religiosos que contempla 22 países, un organismo internacional de Derecho Pontificio que promueve, coordina y anima las iniciativas y servicios comunes de las Conferencias Nacionales de Superioras y Superiores Mayores de cada país de América Latina y el Caribe, respetando la legítima autonomía de cada una de ellas en fidelidad al Magisterio de la Iglesia y a las normas del Derecho Canónico.

Escuchar la voz de la mujer en el Sínodo

Y en este contexto la Hermana Daniela participa en el Sínodo como auditora y tendrá voz en la asamblea:

“En cuatro minutos que deben ser bien aprovechados la CLAR traerá la voz de la vida religiosa de Latinoamérica y del Caribe que quiere ser siempre esperanzadora y en comunión”, explica haciendo hincapié en que desde su rol como mujer y consagrada, intentará llevar ante el Sínodo la voz de la vida femenina, “de la mujer que quiere caminar y ser más visible en la Iglesia, a la vez que busca seguir colaborando en todo lo que conlleva aplicar estos procesos sinodales a la cotidianidad”.

Y en cuanto al discurso de apertura del Santo Padre pronunciado al inicio de los trabajos, la Hermana Daniela destaca la necesidad, subrayada por Francisco, de escuchar verdaderamente a los pueblos amazónicos y de dialogar desde una actitud de discernimiento fraterno.

Hablar sin miedo, caminar con sinodalidad

“Especialmente hablar con parresía, sin miedo a expresarse y hacerlo con franqueza, siempre desde el eje que nos hermana que es el de comunión” -añade la religiosa capuchina de Madre Rubatto-  recordando que como dijo el Papa, “estamos en un proceso sinodal, lo cual significa que no es un parlamento, sino que estamos hablando de una búsqueda conjunta”.

Las mujeres traen el dolor de sus sufridos pueblos

Y precisamente profundizando sobre esa búsqueda de la sinodalidad en la Iglesia, preguntamos a la Hermana Daniela qué puede aportar  la voz de la mujer y en este caso, la voz de la mujer religiosa, a este Sínodo.

“En primer lugar hay que decir que la vida religiosa femenina está presente en los lugares más marginados y excluidos por lo que la voz de las mujeres tiene un peso testimonial en esta realidad, ya que no habla sólo desde la doctrina sino que habla desde la experiencia de la propia vida”, argumenta la Secretaria General de la CLAR en Colombia.

“En este Sínodo las voces de las mujeres indígenas y de las mujeres religiosas que están comprometidas con la Amazonía, traen el dolor, la palabra sufrida de su gente y el testimonio vivo, ya que ellas saben de lo que están hablando. Por eso, merecen ser escuchadas con respeto, que sus palabras sean valorizadas y tenidas en cuenta”, concluye.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies