Search
lunes 26 septiembre 2022
  • :
  • :

Jornada Mundial del Enfermo, el Papa: asegurar cuidados sanitarios para todos

Campanas/.vaticannews.va/Oración por los que sufren y por los que trabajan junto a ellos. Las palabras de Francisco en la audiencia general anticipan la Jornada del 11 de febrero dedicada a los enfermos.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

El pensamiento del Papa Francisco se dirige hoy a los “queridos enfermos”, a sus familias y a todos los que trabajan junto a ellos en el ámbito sanitario y espiritual, dos días antes de la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo, el 11 de febrero. La ocasión de la audiencia general en el Aula Pablo VI amplía la oración del pontífice y su deseo:

Pasado mañana, 11 de febrero, se celebra la Jornada Mundial del Enfermo. Deseo recordar a nuestros seres queridos enfermos para que a todos se les aseguren los cuidados sanitarios y el acompañamiento espiritual. Rezamos por estos hermanos y hermanas nuestros, por los trabajadores sanitarios y pastorales, y por todos aquellos que les cuidan. 

Hoy, como en el mensaje del Papa Francisco para la XXX Jornada Mundial del Enfermo, la atención sobre el tema va en la triple dirección de la escucha, del cuidado y la misericordia, pasos de un camino cotidiano y a menudo cuesta arriba para los trabajadores de la salud y las personas marcadas por el sufrimiento. En esta línea, el viernes 11 de febrero se celebrará el “Sínodo en la sala” en el Hospital Santa Maria della Pietà de Casoria (Nápoles), dirigido por los Camilos, para reflexionar, rezar y escuchar. Y sobre todo para acoger la fragilidad, el dolor y la curación sabiendo que la muerte nunca tiene la última palabra.

La presencia real de Jesús en los enfermos

La apertura del “Sínodo en la sala”, el 11 de febrero, estará marcada por momentos de oración y la celebración de la Eucaristía presidida por el arzobispo de Nápoles, monseñor Domenico Battaglia. Carlo Mangione, director de la Oficina de Comunicación Social de los Camilos y director del Hospital Santa Maria della Pietà de Casoria, subraya que la Jornada Mundial del Enfermo nos ayuda a comprender que las personas que sufren “representan la presencia viva de Jesús”. “Junto con la Eucaristía -escribe el religioso en el blog “San Camillo ci parla ancora”- los pobres y los enfermos, son también la presencia real de Jesús: son para todos nosotros el camino de nuestra santificación, una oportunidad para nuestro crecimiento espiritual”. “Nuestra familiaridad con ellos nos hace ejercer la Misericordia, aprendiendo a ser tan misericordiosos como el Padre”.

El 11 de febrero se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, establecida hace 30 años por San Juan Pablo II. Es un aniversario importante que nos invita a tomar conciencia de un bien precioso: nuestros hermanos enfermos…

La Jornada Mundial del Enfermo es un poco como poner en el punto de mira el bien más preciado de la Iglesia: los enfermos y los que sufren. La Iglesia nos recuerda que debemos amar a estos hermanos y hermanas nuestros como si fueran de la familia. San Camilo llamaba a los enfermos “nuestros señores y dueños”.

“Toda vida debe ser siempre salvaguardada”, recuerda la Conferencia Episcopal Italiana con motivo del Día del Enfermo. El próximo viernes será el arzobispo de Nápoles, monseñor Mimmo Battaglia, quien abrirá el “Sínodo en la sala” en el hospital camiliano de Casoria. ¿Qué se entiende por “Sínodo en la sala” y cuáles son las etapas de este camino sinodal específico?

La presencia de Monseñor Battaglia es un motivo de gran alegría para nosotros. Nos reunimos con el párroco de la archidiócesis de Nápoles. Esta apertura del “Sínodo en la sala” quiere ser un caminar juntos para escuchar lo que el enfermo dice, pero también lo que no dice: muchas veces, en el sufrimiento, el enfermo no se expresa, por lo que nos corresponde acoger y recoger lo que no se dice. También debemos escuchar al personal sanitario que, a veces, puede estar estresado y con exceso de trabajo. Por ello, debemos escuchar a los enfermos y al personal sanitario para darles respuestas, de modo que el servicio que ofrecemos sea siempre eficaz y, sobre todo, lo mejor posible.

El mensaje del Papa Francisco para este día, “Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso”, es una exhortación a ser testigos creíbles del Evangelio en el mundo de hoy, incluso en este tiempo marcado por la pandemia…

El mensaje del Papa Francisco nos invita a ser signo e instrumento de misericordia. Cuando el Pontífice habla de las estructuras católicas, las llama posadas del Buen Samaritano. Estos lugares hacen creíble el Evangelio y desatan la imaginación de la caridad. Lo vivimos durante la pandemia a través de videollamadas, momentos de compartir a distancia con ocasión de cumpleaños. Era una conexión muy importante para que los enfermos pudieran mantenerse en contacto con sus familias.

El camino sinodal, emprendido en la Iglesia, nos lleva a plantearnos preguntas cruciales, en particular si realmente estamos caminando juntos y en sínodo con los pobres, los enfermos y los que sufren…

El riesgo del camino sinodal es que podría implicar sobre todo a las parroquias y a las asociaciones. Hacer un Sínodo significa caminar juntos con Jesús presente en los enfermos y los pobres. Así que estos hermanos nuestros son la presencia de Jesús en la historia de hoy. Jesús dijo: “Estuve enfermo y me visitaste”.

Hay numerosos testimonios de quienes han vivido su enfermedad de forma coherente con el Evangelio. Pensemos en Carlo Acutis, Chiara Badano, Chiara Corbella y muchos otros… Estas historias son un poco como las “parábolas” que Dios sigue contando a la gente hoy en día…

Muchos jóvenes enfermos nos dan grandes testimonios. Me gusta pensar que son parábolas que el Señor sigue contando, quizás porque somos adictos y nos distraemos. El Señor toma compañeros de camino para decirnos que todavía es posible vivir el Evangelio hoy. Un Evangelio vivido en plenitud y alegría por estos hermanos nuestros que van hacia la muerte, o mejor dicho, hacia la vida sin fin. Podemos decir que son un poco una descarga eléctrica para nosotros: nos dicen que es posible vivir el Evangelio.

Fray Carlo Mangione, en sus reflexiones para la Jornada del 11 de febrero, subraya que “el enfermo nos muestra la naturaleza esencial de la vida y, sobre todo, nos enseña a invertirla bien”. El enfermo nos enseña a deshacernos de preocupaciones que nos parecen centrales pero que en realidad son superfluas…

El enfermo nos recuerda la naturaleza esencial de la vida y, sobre todo, las opciones que tenemos que hacer: discernir lo relativo y lo absoluto, dar una orientación auténtica a lo que estamos llamados a ser. A veces corremos el riesgo de dar mucho valor a lo relativo y mucho menos a lo absoluto.

Incluso la historia de tantos enfermos que han muerto en este tiempo de pandemia, a menudo desgraciadamente en la soledad y lejos de sus seres queridos, nos dice que especialmente en los momentos más dramáticos de la vida nunca falta un remedio insustituible: la misericordia del Padre. Dios nunca abandona a sus hijos…

La pandemia es una gran prueba. Nos hemos sentido como una gran familia, estábamos todos en conexión con el personal sanitario y el mundo del voluntariado. San Camilo quería tener 100 brazos para aliviar el sufrimiento de tantos hermanos enfermos. Los trabajadores sanitarios fueron y son en todo momento en las salas los 100 brazos de San Camilo que, después de más de cuatro siglos, siguen viviendo su mensaje y su enseñanza.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies