Search
martes 17 septiembre 2019
  • :
  • :

Jesuita pide a Evo que acepte la derrota y no se repostule

eldeber.com.bo. El sacerdote Xabier Albó sugirió al presidente que ceda la candidatura a David Choquehuanca y que después se presente a otra elección. Gobierno condecoró a Albó y a Mauricio Bacardit.

Evo Morales escribía en un papel y no levantó la mirada. En Palacio Quemado esperaban su reacción mientras el sacerdote jesuita Xabier Albó, muy cercano a él, le decía que acepte la derrota del referéndum constitucional del 21 de febrero y le pedía al canciller David Choquehuanca que sea el próximo candidato presidencial del MAS. Evo no se enojó. Levantó el rostro, miró al religioso y comentó algo al oído de su amigo Choquehuanca. Otro jesuita, Mauricio Bacardit, también pidió una autocrítica a las autoridades gubernamentales.

Todo esto se produjo durante el acto de entrega del Cóndor de los Andes, la máxima condecoración del Estado, a los jesuitas Albó y Bacardit. Los sacerdotes acompañaron a Morales en su lucha social cuando era dirigente sindical y diputado. Evo les tiene mucho respeto y ayer se limitó a escuchar sus críticas.

“Claro, que si el sucesor es mi querido David (Choquehuanca) ya hay una gran continuidad. No hago ninguna propaganda, y además tú, Evo, puedes estar otra vez después de David”, pidió Albó al mandatario en su discurso.

Minutos antes, el jesuita le solicitó al presidente que reconozca la derrota en la consulta constitucional. “Casi se ganó, pero se perdió y hay que reconocer lo que perdimos”, dijo. Luego, afirmó que él es un “librepensante” que apoya el denominado proceso de cambio.

Pedido de autocrítica
Fue el turno de Bacardit, quien replegó su labor espiritual a Charagua. El jesuita hizo un pedido a las autoridades del Gobierno. “No en todo nos irá bien, obvio que hay cosas malas”, declaró el sacerdote.
Morales evitó confrontarse con los religiosos. En su discurso se limitó a agradecer y recordar el apoyo que recibió de los jesuitas cuando era dirigente sindical y diputado nacional.

“Este reconocimiento, con cariño a dos hermanos de la Iglesia católica que aportaron para la liberación de nuestros pueblos en Bolivia”, destacó el mandatario boliviano.

Al final de su discurso, se acercó a los sacerdotes, los abrazó, hizo un brindis y decidió dialogar con ellos, algo que no hace en otros actos.
Albó, luego del acto, reveló que en ese encuentro el presidente lo escuchó y le agradeció por las palabras. “Hay que sumar los principios ‘ama llunku’ (no sean adulón) y ‘ama ch´in’ (no te calles)”, sugirió Albó

Fuente: http://www.eldeber.com.bo

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies