Search
lunes 15 agosto 2022
  • :
  • :

Instituto Hermanas Hijas de la Iglesia celebran los Votos Perpetuos de la Hna. Norma Aulo Rapu

Campanas. El viernes 6 de agosto, en la celebración Eucarística presidida por Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz realizó sus Votos Perpetuo la hna. Norma Aulo Rapu, en el Instituto hermanas Hijas de la Iglesia.

La hermana Norma Aulo Rapu es hija de Jesús Aulo y Loida Rapu, estudió en su pueblo natal de Huacaraje – Beni, luego en Cochabamba. Su  deseo de seguir a Jesús en este camino nació cuando era muy pequeña, a los 9 años la pregunta fundamental era la de conocer a Dios verlo y saber si era como nosotros, el escuchar a las hermanas  hijas de la Iglesia hablar de Dios le daba paz y le dejaba el sabor a felicidad confiesa la hermana Norma. Pasaron años para ingresar al instituto, en un principio sus papás ponían resistencia y no querían dejarla seguir este camino,  pero con el pasar del tiempo se dieron cuenta de que la felicidad invadía su vida y la apoyaron hasta el día de hoy.

La hermana  nos cuenta que por la gracia de Dios tuvo la oportunidad de estudiar Música y Liturgia en Roma, Italia y también en Bolivia, formación teológica para su formación personal.

Las hijas de la Iglesia en Santa Cruz tienen la misión de vivir y hacer vivir la Espiritualidad de la liturgia preparando  y embelleciendo la Catedral con el adorno Floreal, la atención en la adoración y las celebraciones Eucarísticas.

Comenzó  el camino concretamente a los 20 años en Santa Cruz, los dos primeros años y luego en Colombia como lugares de formación gradual de las Hijas de la  Iglesia.

 

HIJAS DE LA IGLESIA

El Instituto hermanas Hijas de la Iglesia fue fundado en  el año 1938 por María Oliva Bonaldo de Cuerpo Místico en Roma, Italia, tienen presencia en la Arquidiócesis de Santa Cruz desde el año 1997. 

Hijas de la Iglesia es el nombre que expresa la identidad de cada cristiano, regenerado a la vida divina en Cristo en el seno de la Iglesia Madre; es para nosotras nombre y misión, porque hemos sido conquistadas por Jesús, el Hijo del Padre, y bajo la guía del Espíritu Santo deseamos dedicarnos enteramente a esta Madre, haciéndola conocer, amar y poniéndonos a su servicio.

La “pasión” por la Iglesia de Cristo y por la humanidad ha caracterizado la vida de nuestra Fundadora, María Oliva Bonaldo del Cuerpo Mistico, y aùn hoy compromete cada Hija de la Iglesia a través del testimonio de una vida sobria, sonriente, de oración y de una fraternidad sencilla y familiar, vivida a imagen de la primera comunidad cristiana.

Origen de nuestra espiritualidad es la Liturgia, fuente y culmen de la vida de la Iglesia; las celebraciones litúrgicas son para nosotras alabanza a la Trinidad y prolongación en la vida cotidiana del misterio celebrado. La Eucaristía constituye el centro de nuestro ser Hijas de la Iglesia, alimenta la humilde y orante escucha de la Palabra de Dios, inspira las relaciones fraternas, nos hace un único Cuerpo y nos convierte en adoradoras de Cristo hecho pan para cada hombre.

 El nombre Hijas de la Iglesia expresa nuestro carisma:

«Conocer, amar y testimoniar a la Iglesia; hacerla conocer y hacerla amar; orar, trabajar y sufrir por ella, a imitación de Jesús, que “amó a la Iglesia, y por Ella se sacrificó a Sí mismo».

Conocer a la Iglesia: “La Santa Iglesia no es conocida, no es amada, porque no es conocido ni amado el Amor que la ha engendrado en el dolor”. Amar a la Iglesia como Cristo su Salvador la amó y se entregó por Ella.  

Testimoniar a la Iglesia, que es un misterio de comunión trinitaria. Vivimos el “unum sint” con el espíritu de la oración sacerdotal, del cual nuestro Instituto ha sacado inspiración y vida.

Hacer conocer y amar a la Iglesia, hacerla conocer y amar entre los vecinos, en la parroquia, en la Iglesia local, favoreciendo la formación de una conciencia eclesial.
Orar por la Iglesia: la oración con la Iglesia y por la Iglesia nos abre a la universalidad.
Trabajar por la Iglesia. Participamos en su misión para comunicar a los hermanos la riqueza de su misterio, según las expresiones programáticas de nuestra Fundadora: “Del Cuerpo Eucarístico al Cuerpo Místico”; “Contemplativas y por lo mismo apóstoles”.
Sufrir por la Iglesia, hasta el sacrificio de la salud y de la vida si Dios nos lo pide, a imitación de Jesús, que “amó a la Iglesia y por ella se sacrificó a sí mismo”

Espiritualidad

Nostra espiritualidad es una espiritualidad de comunión, que nos empuja a ser siempre en sintonía con la Iglesia. “Sentire cum Ecclesia” será nuestra password. Sentir, amar, moverse, caminar juntas con la Iglesia, nuestra Madre, con el sincero deseo de anunciar al mundo el amor apasionado de Dios por la humanidad..

Nuestra Fundadora dice: “el verdadero oxígeno del que hoy tiene necesidad el Cuerpo místico de la Iglesia es nuestro gozo de ser para ella Hijas y de demostrarlo claramente, de manera que los hermanos, viéndonos, digan: ¡Dios existe, y es Amor!”.

“Nuestra oración se alimenta en las inagotables riquezas del misterio pascual de Cristo. Ellas nos orientan con un siempre renovado fervor a la espiritualidad litúrgica, sacramental, eucarística de nuestra Madre”.

La Eucaristía es el centro de nuestro ser Hijas de la Iglesia, nutre la escucha humilde y orante de la Palabra de Dios, inspira las relaciones fraternales, nos hace un solo Cuerpo y adoradoras de Cristo, hecho pan para cada hombre.

Delegación Bolivia

La Delegación de Bolivia comenzó el 3 de junio de 1990 e incluye cinco comunidades, que prestan sus servicios en varios departamentos, diferentes por el clima, el idioma y la cultura, ya que se trata de un estado plurinacional. Una pequeña comunidad está ubicada en La Paz, en la zona andina, a 4000 metros sobre el nivel del mar, donde el idioma que hablan las personas es el aymara. Dos comunidades están ubicadas en la zona central del País, a unos 2000 metros sobre el nivel del mar, en el departamento de Cochabamba, donde prevalece el idioma quechua. Dos comunidades están ubicadas en el departamento de Santa Cruz, en la parte oriental del País, prevalentemente tropical.

Superiora Delegada: Irene Saenza

Consejeras: Lidia Cruz e Janneth Herrera

Cochabamba: Madre de los pobres

Sacaba: Maria Maestra de Vida Espiritual

La Paz: Regina Apostolorum

Arquidiócesis de Santa Cruz

Superiora: Hna. Janneth Herrera Lunario

Hna. Ricarda Condori Sancari

Hna. Anna María Vicenzi F.

 

 

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies