Search
domingo 21 julio 2019
  • :
  • :

Iglesia felicita a los trabajadores en su día

Iglesia Viva 29.04.16/7Mons. Jesús Juárez Párraga, SBD Arzobispo de Sucre, felicita a los trabajadores en su día y pide a las autoridades ocuparse en la creación de condiciones que mejoren el ejercicio de este  derecho a un trabajo digno, sin discriminación, con salario justo, equitativo y satisfactorio para el trabajador y para su familia.
Asimismo recordó que este año de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, se celebrara “El Jubileo de los trabajadores”, pasando la Puerta Santa de la Catedral para conseguir las indulgencias.

A continuación detallamos las palabras de felicitación emitidas por el Arzobispo:

El obrero es digno de su salario

Queridos hermanos y hermanas, ¡Felicidades a todos y a todas hombres y mujeres en el día internacional del trabajo!.
Para nuestra fe cristiana el trabajo es una vocación, que desarrolla y dignifica la persona humana, fuente del sustento familiar y esfuerzo que construye el desarrollo integral de Bolivia, de nuestra querida Chuquisaca.
Dios mismo es trabajador, su creación e su magnífica obra y la humanidad creada a su imagen y semejanza es cocreadora, transformando los bienes de la creación en bien común para que todos quepan en la mesa de los bienes materiales y espirituales.
Como Pastor los animó a seguir trabajando conscientes de su responsabilidad y a los que buscan trabajo a no perder la esperanza.

En la anterior como en nuestra actual Constitución Política del Estado, el trabajo sigue siendo un derecho, al trabajo digno sin discriminación y con remuneración o salario justo equitativo y satisfactorio que le asegure para sí y su familia una existencia digna, derecho que no puede quedarse en letra muerta de los papeles.

Trabajen las autoridades públicas para crear las condiciones a fin de que todos ejerzan este derecho, que las diversas organizaciones de la sociedad civil reclamen el respeto del mismo y que la Iglesia anuncie esta vocación humana y denuncie el incumplimiento y la vulneración a este derecho.

En este año de la misericordia el Papa Francisco nos invita a realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales, que con frecuencia el mundo moderno dramáticamente crea. ¿Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento existen en el mundo de hoy, cuantas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de los pueblos ricos?, también  nos compromete a todos como Iglesia y como cristianos a aliviarlas con el óleo de la consolación, a vendarlas con la misericordia, y curar las con la solidaridad y la debida atención.

¡Felicidades hermanos, felicidades hermanas en su día que Dios les bendiga!.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies