Search
viernes 26 febrero 2021
  • :
  • :

Hna. Raquel Gaspar, historia de una Vocación Misionera

Campanas. La Hna. Raquel Gaspar Poiquí realizó sus votos perpetuos en la Congregación de las Hermanas Misioneras de las Bienaventuranzas, el 01 de febrero del año 2020. Este nuevo año 2021 la comunidad le ha confiado una nueva misión con la reapertura de una nueva casa, donde tendrá la oportunidad de servir y compartir con las familias más necesitadas.

Nació en Santa Cruz de la Sierra, es hija de Alejandro Gaspar Arredondo (+) y Margarita Poiquí Roca, su padre falleció cuando ella era pequeña, es la séptima de ocho hermanos y desde muy pequeña sintió el llamado del Señor a la Vida Religiosa.

Raquel ingresó a la Congregación de las Misioneras de la Bienaventuranzas en el año 1992, realizó toda su formación en Bolivia, luego viajó a Sicilia – Italia, donde cursó estudios superiores y nuevamente retornó a Santa Cruz de la Sierra, para incardinarse en la Congregación.

Conoció las Misioneras de las Bienaventuranzas cuando estaba en la universidad, actualmente se dedica al servicio de los jóvenes y los niños, precisamente en la pastoral juvenil y vocacional.

¿Cómo descubriste tu vocación a la vida consagrada?

Desde muy pequeña sentí el llamado del Señor gracias también a la fe profunda de mi madre. Descubrí y profundicé sobre mi vocación cuando ingresé a la comunidad donde inicié mi camino de formación a la vida religiosa. Considero que para descubrir un llamado debemos hacer experiencia de la presencia de Jesús en la propia vida.

 

Recuerdo que fue difícil dejar mis propios proyectos, amigos y familia, pero Dios me dio la fuerza y el coraje para dejar todo por un TODO especial que te llena la vida y la existencia. Es hermoso ver como la historia de amor de cada uno con el Señor es única e irrepetible.

Formación

La formación que recibió de la Congregación de las Misioneras de la Bienaventuranzas siempre le gustó mucho, en el sentido que la han formado de una manera libre y responsable, cuando salían a realizar pastoral en los barrios, la Madre Micaela Princiotto, Superiora General de las Bienaventuranzas, nos enviaba y siempre nos decía: “Yo las envío, yo confío en ustedes y ustedes son responsables de la libertad que tienen”. En lo personal esa libertad que nos dieron me ayudó mucho y desde muy joven que ingresé a la comunidad religiosa me hice responsable de mí y des mis actos.

¿Qué es lo más bello de tu vida religiosa?

Haber experimentado la presencia del amor misericordioso de Dios en mi vida.

REGÁLANOS UNA FRASE QUE TE CARACTERIZA

“Todo es gracia, todo es don. Y si todo es don, yo dono mi vida”. Deseo también dirigirme a los jóvenes: Pidan a DIOS de tener una experiencia de El en sus vidas y dejen que les muestre su voluntad para con ustedes. Como decía Papa Benedicto: “Dios no quita nada, pero da todo”.

Fuente:facebook.com/Misionerasdelasbienaventuranzas

Notas relacionadas

  

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies