Search
miércoles 25 noviembre 2020
  • :
  • :

Historias de cuarentena: “Las cosas de Dios son las que valen la pena”

Campanas/Desde la Fe/ . Haber padecido COVID-19 no le quitó la alegría a este seminarista; al contrario, lo hizo crecer en la fe.

Pocas semanas después de que Saúl Rodríguez decidiera abandonar una vida cómoda para seguir a Jesús como misionero, una pancreatitis lo puso al borde de la muerte.

En aquella ocasión, los superiores llamaron a su familia para que se despidieran de él, pues los médicos creían que no lograría sobrevivir. Contra el pronóstico de los doctores, se recuperó y logró terminar ese año como laico misionero e ingresar posteriormente al Seminario de los Misioneros Servidores de la Palabra, en Michoacán.

Esa experiencia -reconoce en entrevista- fue una lección fundamental para abrazar el camino que el Señor le pedía: dejarlo todo y seguirlo.

Saliendo del hospital, el padre me dijo que me iría a mi casa a recuperarme junto a mi familia. Yo le dije que no, que no me iba”.

“Yo quise recuperarme en la casa de formación. Le prometí a Dios que, si me daba la salud, yo iba a hacer esa experiencia de misión. Tenía miedo de que, si me iba a mi casa, tal vez no regresaría”.

 

Pocos años después, otra enfermedad le ha dado nuevas lecciones. La pandemia de COVID-19 afectó especialmente al Seminario de los Servidores en Michoacán, causando la muerte de su rector, y enfermando a nueve seminaristas y sacerdotes, entre ellos Saúl.

“Jamás había sentido el abrazo de Dios como lo hemos sentido mis hermanos y yo en estos momentos. Es una alegría saber que cada día es un momento para alabar a Dios, para estar bien con Él, con nosotros y con nuestro prójimo”.

Antes de seguir su vocación, tenía una carrera bien consolidada en Torreón como Ingeniero Químico en Alimentos, con un trabajo estable y bien remunerado y una vida cómoda, con fiestas, amigos y novia. Pero siempre sintió que le faltaba algo.

La felicidad la encontró finalmente como Misionero Servidor de la Palabra y ni aquella pancreatitis ni el COVID-19, han logrado arrancarle la alegría de vivir fielmente su vocación. “Gracias a Dios, nos hemos fortalecido mucho más, la fe ha crecido bastante, y también la vida fraterna”, asegura.

“Es un regalo muy bonito. No hay tiempo que desperdiciar, cada momento es un momento para agradar a Dios y para ser feliz

Y es que, como él mismo reconoce, si algo ha aprendido en esta aventura como misionero, es que “las cosas de Dios son las que valen la pena”.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies