Search
domingo 28 febrero 2021
  • :
  • :

Hermanas Franciscanas Angelinas celebran los votos Perpetuos de “Sor Joana Marcela Quaranta”

Campanas. “Te desposaré para siempre” Os 2,21.  El sábado 12 de diciembre, la familia de las Hermanas Franciscanas Angelinas ha vivido un día de gran regocijo por la celebración de los votos Perpetuos de Sor Joana Marcela Quaranta.

La Celebración Eucarística fue presidida por el P. Boris Calzadilla Arteaga, C.Ss.R. Superior Provincial de los Misioneros Redentoristas en Bolivia, en la Parroquia San Roque, a las 19:00 horas.

 

Sor Joana es de nacionalidad Argentina y llegó a Bolivia para iniciar su formación religiosa en el año 2009, el 1 de febrero del  2014 realizó sus primeros votos, 6 años después profesa sus votos de por vida como miembro de la comunidad.

La hermana agradece al Señor e invita a los jóvenes a escuchar su llamado a arriesgar la vida y a entregarlo todo por Él.

Hermanas Franciscanas Angelinas

La Congregación es una fraternidad que Dios Padre, por un especial designio de amor revelado a Cristo, ha suscitado en la Iglesia, por inspiración del Espíritu Santo, a través de Madre Clara Ricci y padre Inocencio Gamalero. (Constituciones 1).

El nombre “Franciscanas Angelinas”, expresa la identidad de la Congregación religiosa en la rica variedad carismática de las formas de vida consagrada existentes en la Iglesia.

La congregación nace en Italia, donde está actualmente la casa madre, la General de la Congregación es Mery Melone. En Italia que es el origen de la Congregación hay 17 casas, tienen presencia en Brasil, Argentina, África y en Bolivia.

Carisma: ¡De nosotras todos esperan!, es el anuncio de la vivencia de la paz, la reconciliación y son franciscanas por el camino de minoridad, de sencillez y de alegría y Madre Clara Ricci, les deja el legado del abandono y la confianza en Dios.

Desde hace siete décadas, las Franciscanas Angelinas, realizan su misión a través de las obras de misericordia, según los requerimientos y las necesidades de las personas en los diferentes lugares donde llegan. Trabajan en educación, en las parroquias, en los grupos parroquiales, con jóvenes, con familias y ayudando a los más pobres. “En Bolivia están más enfocadas en el tema de la educación, están en Santa Cruz, Montero, San José y Puerto Suárez.

En Santa Cruz, tienen a su cargo la carrera de Sicopedagogía, el colegio privado Madre Vicenta Uboldi y dos colegios de convenio. En el colegio de convenio, San Martín, de Santa Cruz, llevan adelante un comedor escolar y una guardería, también cuentan con un gabinete sicopedagógico, en el que realizan diagnósticos y terapias. En San José y en Puerto Suárez, tienen colegios de convenio y en Montero, un centro infantil.

En Argentina se encuentran en Rosario y Buenos Aires, allí su trabajo es diferente, pues se dedican a la promoción humana en las villas de emergencias. En Buenos Aires, se encargan de la catequesis, visitas a las familias de inmigrantes y dan apoyo a los chicos con problemas de adicción. En Rosario, apoyan las actividades de promoción humana desde una capilla, donde tienen un comedor y dan asistencia escolar y familiar.

Como Hermanas Franciscanas

Siguen las huellas de San Francisco de Asís y Están llamadas a “hacer y predicar” la penitencia, es decir, a vivir la conversión evangélica y proponerla a todos con la palabra y el testimonio de vida.

El nombre  proviene de la devoción y amor a Santa María de los Ángeles, protectora de la Congregación, nos inspiramos en la realidad que emana de la Porciúncula (pequeña Capilla en la que San Francisco recibe el don de la reconciliación para todos los hermanos), y estamos llamadas a expresar el misterio de la humildad de la Encarnación, hecho posible por el “Sí” de la Virgen Madre para anunciar al mundo el mensaje de la reconciliación y de la paz.

Norma de Vida

Al acoger el “grande, el sumo, el inmenso beneficio de la vocación religiosa” con un corazón agradecido nos consagramos a Dios mediante la profesión de los consejos evangélicos y vivimos en la Iglesia nuestra consagración como sacrificio cultual, ofrecido a Dios en la caridad (Constituciones 5).

Como religiosas franciscanas, consideramos norma fundamental de nuestra vida el EVANGELIO, vivido como anuncio de salvación y de alegría, en obediencia, sin nada propio y en castidad.

Están llamadas

A vivir la Voluntad del Señor en abandono confiado, fraternidad, simplicidad y alegría.

Para Saber:

Antes de recibir los votos perpetuos, están: Aspirantado, postulantado, noviciado, Juniorado, y los votos perpetuos.

Una aspirante es alguien que vive durante un tiempo con una comunidad para ver si se siente atraída por esa vida y cómoda con esa comunidad, además de para que la comunidad la evalúe también. Algunos lugares llaman a esta etapa “pre-postulantado”.

Una postulante ya se ha mudado formalmente a la comunidad y vive en ella, aunque continúa en una fase de “interrogación”, un periodo de intensa meditación para definir su vocación.

Según la comunidad, el postulantado dura de 6 meses a un año, y durante ese tiempo es posible que se la llame “hermana”, o no. Este hecho y el que la postulante lleve o no algún tipo de uniforme o respete un simple código de vestimenta depende de la comunidad.

Una novicia (del latín novicius, nuevo o reciente) es una postulante que ha sido recibida formalmente dentro de la comunidad, es una principiante.

El noviciado —normalmente (pero no siempre) de dos años para las mujeres y un año para los hombres— da comienzo a un periodo de intensa formación y estudio, de una profunda experiencia de la oración que irá acompañada de una formación tanto canónica como apostólica.

Si la comunidad lleva hábito y adopta nombres de religión (algunas hacen las dos cosas, otras ninguna, y algunas comunidades lo dejan a elección personal de la hermana o monja), todo suele suceder (aunque no siempre) a la entrada en el noviciado, y la hermana asumiría el velo blanco.

Algunas comunidades permitirán el cambio de nombre al empezar el noviciado, pero retrasan el hábito hasta los primeros votos, o viceversa.

Puesto que el noviciado aún se considera parte de una fase de discernimiento en la vocación, la novicia es libre de abandonar la comunidad en cualquier momento (y, claro está, también se le puede pedir que abandone).

Los primeros votos se realizan cuando la novicia ha completado el necesario periodo de noviciado, ha solicitado admisión formal a los votos y los miembros de votos perpetuos y la dirección de la comunidad han discernido en ella una vocación auténtica para su orden o asociación.

La novicia realiza unos votos “simples”, que son vinculantes por la ley canónica durante un periodo de tiempo específico, normalmente de tres a cinco años, a veces más.

Se la considera ahora una miembro de “profesión temporal” en la comunidad y puede trabajar en un apostolado y firmar usando la abreviatura correspondiente a su comunidad.

La profesión temporal aún es un periodo de discernimiento, así que una religiosa todavía puede solicitar la separación, pero como los votos son canónicos, requiere un proceso más formal.

Los votos finales (o perpetuos; en el monacato se denomina “profesión solemne”) se realizan cuando la religiosa profesa sus votos de por vida como miembro de la comunidad.

En la mayoría de los casos firma su declaración de votos en el altar y lo muestra ante los presentes, y sus votos son canónicos.

En este momento ya es una religiosa de votos perpetuos, está plenamente profesada y, en cierto sentido, ya es una “profesional” de esa vida. Y como en cualquier profesión, la formación es continua y dura toda la vida. (Fuente – es.aleteia.org)

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies