Search
lunes 13 julio 2020
  • :
  • :

Hermanas de Santa Isabel, alimentan a hermanos migrantes en tiempos de Pandemia

Campanas. Las Hermanas  de la Congregación religiosa de Santa Isabel, en la Arquidiócesis de Santa Cruz,  a ejemplo de su  fundadora Maria Merkert,  que siempre  servía a los más necesitados, pobres y enfermos, vienen  ayudando desde el inicio de la cuarentena por el Covid – 19, a nuestros hermanos migrantes de Venezuela, Cuba y Colombia, que viven en las calles y que día a día peregrinan para conseguir un pan para alimentarse y alimentar a sus hijos.

En el País, hay muchos hermanos que pasan por grandes necesidades económicas, en este tiempo de cuarentena, al no poder trabajar  no tienen ingresos y esto hace que muchos tengan que salir a las calles a pedir dinero o alimentos para poder llevar  a su familia.

La realidad de los inmigrantes es muy dura, tuvieron que dejar  la tierra que los vio nacer y salir en busca de nuevas oportunidades, y muchos de ellos ahora por la cuarentena a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus y el cierre de fronteras en Bolivia, viven en las calles o refugios con la esperanza de que todo esto termine.

Antes de las restricciones se sustentaban con la venta de dulces, haciendo malabares o pidiendo limosna. Ahora, su situación se complicó, las calles se vaciaron, duermen  en las plazas, puentes, aceras, deambulan en  los mercados apelando, a la solidaridad de las personas. Las hermanas de Santa Isabel acompañan de cerca a estas familias de migrantes, que se apuestan a las afueras de los Supermercados y todos los días cocinan y les reparten un rico almuerzo.

Esta Congregación religiosa está compuesta por 4 hermanas; la Superiora hermana Violeta Nica, y la hermana Ana Elzbietanka y 2 aspirantes de Haití, tienen presencia en Santa Cruz de la Sierra y en  20 países del mundo.

Las hermanas de Santa Isabel, realizan su trabajo pastoral en la Parroquia, Nuestra Señora de Guadalupe, y también en este tiempo de cuarenta han venido ayudando con víveres a las familias más numerosas y necesitadas de la comunidad parroquial.

La ayuda que brinda esta Congregación religiosa, tanto a las familias de su comunidad, como a los hermanos migrantes, se ha realizado con sus propios fondos y con la  ayuda de muchos corazones solidarios.

Queremos en este tiempo de crisis material y espiritual llevar a la gente que más lo necesita, un mensaje de  esperanza y  el amor de Jesús, dice la Hermana Ana Elzbietanka.

        

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies