Search
lunes 28 septiembre 2020
  • :
  • :

COMUNICADO:”EL DERECHO A LA VIDA Y A LA SALUD”

Campanas. Exhortamos a los dirigentes sindicales a deponer actitudes de violencia, levantar los bloqueos y aceptar un diálogo sereno en búsqueda de soluciones. No pongan en peligro la salud y la vida de los bolivianos, de ustedes mismos y de sus familias, sirviendo a consignas políticas”, dicen los Obispos de Bolivia en este último comunicado.

El comunicado fue leído la mañana de este lunes, 10 de agosto de 2020, la lectura estuvo a cargo de Mons. Aurelio Pesoa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana y acompañaron, Mons. Giovani Arana, Administrador Apostólico de El Alto y Padre Ben Hur Soto, Secretario para la Pastoral de la CEB.

 

EL DERECHO A LA VIDA Y A LA SALUD

“Nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo” (1 Corintios 10,24)

La Conferencia Episcopal Boliviana, ante los graves conflictos sociales y la crisis sanitaria que sufre Bolivia, reitera su disponibilidad para facilitar el diálogo allí donde sea requerida y llama a todos a reflexionar sobre lo que está sucediendo y a actuar en consecuencia.

La vida es un valor absoluto

La vida de los seres humanos es un valor absoluto, que jamás debe utilizarse para lograr ningún otro objetivo. Quien para lograr un objetivo que jamás tiene el mismo valor que una vida humana, poniendo en peligro la vida de las personas, realiza un acto criminal e inhumano, ya que puede provocar la muerte de seres humanos. Por ello, es irracional e inmoral el utilizar la pandemia para desestabilizar las instituciones del país por las consecuencias de pérdida de vida de hermanos bolivianos.

Coyuntura social

Exhortamos a los dirigentes sindicales a deponer actitudes de violencia, levantar los bloqueos y aceptar un diálogo sereno en búsqueda de soluciones. No pongan en peligro la salud y la vida de los bolivianos, de ustedes mismos y de sus familias, sirviendo a consignas políticas y reivindicando la realización de elecciones en medio de una subida acelerada de contagios y muerte de tantos compatriotas, además de agravar la ya difícil situación económica que vivimos.

Nos preocupa la violencia, que se está agravando en el país entre diferentes grupos enfrentados y que pone en peligro la seguridad y la vida de la gente. El odio no es la solución a ningún problema. Condenamos toda violencia venga de donde venga, que nos lleva a la pérdida de vidas humanas y a colocarnos en una espiral inacabable de violencia y que puede generar mayores conflictos.

El Tribunal Supremo Electoral es el poder del Estado que debe fijar la fecha de las elecciones

El Tribunal Supremo Electoral, en el marco de la separación de Poderes, es el Poder del Estado que, por su imparcialidad, debe fijar la fecha de las elecciones. Los otros Poderes, en una u otra forma, representan los intereses de los partidos políticos que se presentan en los comicios electorales y, por tanto, no son quienes deben decidir en lo referente a la organización de las elecciones. Llamamos a respetar la separación de Poderes, principio básico de una democracia sana, aceptando la fecha propuesta por el Órgano Electoral.

Crisis de Salud

También nos preocupa la influencia de la crisis política en la falta de autoridad y de soluciones efectivas a la alarmante crisis sanitaria que sufrimos, que está provocando contagios incontrolados, falta de atención en los centros sanitarios y pérdida de muchas vidas humanas.

Momento para la solidaridad y la esperanza

Consideramos que este es momento para la solidaridad y la esperanza, por lo que no debemos dejar que cunda el desánimo y el temor. La prudencia es la que debe guiar nuestros actos y no el miedo, que no ayuda a salir victoriosos de la actual situación.

La demostrada capacidad de nuestro pueblo, para enfrentar los problemas y no eludirlos, es motivo de esperanza; así como nuestra fe en nuestro Padre Dios, que no nos abandona y que busca siempre lo mejor para todos.

Que Jesús, modelo de vida, y su santísima Madre María, contemplada y venerada esta semana en el misterio de su Asunción al cielo, intercedan ante el Padre por nosotros y nos ayuden a actuar buscando el bien común.

La Paz 10 de agosto del 2020

Secretaría General
Conferencia Episcopal Boliviana

Fuente: Oficina de Prensa
Conferencia Episcopal Boliviana

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies