Search
domingo 16 junio 2019
  • :
  • :

Cómo animar a la comunidad a ir a misa

1. Conocer el valor de la misa. La regla principal para toda persona que desee “vender” un producto o idea, es primero, conocer el producto, segundo, estar convencido de su efectvidad y aplicación, es decir, en este caso el por qué y el para qué de ir a misa. Al respecto le recomendamos nuestros artículos de ediciones anteriores:

Bendiciones que recibimos por ir a la Santa Eucaristía

18 excelentes razones para ir a misa

La Santa Misa

Si las propias personas que asisten no conocen el valor que tiene la misa ¿cómo van a hacerlo entender a los demás?

2. Invitación constante del propio párroco. El párroco debe exhortar siempre hablar siempre de los beneficios de la Eucaristía para la comunidad. Todo párroco debe mantenerse en constante autoformación y de ser posible estudiar oratoria y repasar sus lecciones de homilética. Aunque el Espíritu Santo ayuda al párroco, no es la idea que el párroco le deje todo al Espíritu.

3. Claridad y puntualidad en los horarios. Invitación a través de boletines y demás medios comunitarios. Una parroquia donde las misas empiecen a la hora indicada genera un mayor clima de seriedad, puesto que educa en la puntualidad, transmite seriedad y respeto por el tiempo de los demás y por el suyo propio.

Los horarios siempre deben ser claros, estar en carteles y anunciarse previamente si hay alguna misa especial o suspensión de alguna. También deberían tener un teléfono de contacto de algún encargado de responder cualquier pregunta.

4. Exhortar a la feligresía a invitar a otros, en especial a los miembros de la propia familia, como principal objetivo y luego a amigos, vecinos y/o familiares que puedan estar distanciados, de otras religiones.

5. Testimonio: Se puede hacer que la comunidad dé testimonio de cómo la misa influye en ellos y les ayuda en su vida diaria, sea dedicando dos minutos antes de terminar la misa o a través de unas líneas breves en los boletines parroquiales. Lo mejor es ser breves y no caer en sentimentalismos.

6. Anuncios visibles y anunciar la importancia de leer los anuncios visibles. Siempre debe haber una cartelera parrroquial, ubicada en algún sitio estratégico, dependiendo de la arquitectura y disposición de elementos de la parroquia así como su vida propia, en la cual todos sepan que las principales informaciones deben estar ahí.

7. Servicio de “suscripción” a algún medio o lista de envío. No es lo mismo crear un grupo dentro de una red social que crear una “lista de noticias”, en muchas ocasiones es mejor y más conveniente una “lista de noticias” que un “grupo” puesto que con la lista de noticias usted se asegura de que el mensaje llegue, con el grupo cualquiera puede participar y muchas veces podrían utilizarlo para fines diferentes a los dispuestos o empezar a enviar cadenas que terminen cansando a todos.

8. Página web, medios comunitarios. Actualmente es muy fácil que la parroquia tenga su propio sitio web, sea porque hay servicios que pueden utilizarse para esto y funcionar verdaderamente o porque hay muchos que son de muy bajo costo. Es cuestión de saberse asesorar al respecto y dejar el miedo a las nuevas tecnologías, el cual suele a veces intimidar a los propios párrocos y en especial a los mayores.

 




Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies