Search
miércoles 17 julio 2019
  • :
  • :

Celebramos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

Celebramos la solemnidad del Corazón de Jesús, símbolo del amor que el Salvador tiene por nosotros las personas. “Jesús nos mira, nos ama y nos respeta. Es todo corazón y toda misericordia. Vamos con confianza a Jesús, Él siempre nos perdona”, escribe el Papa Francisco en un Tweet para celebrar la fiesta.
 

Ciudad del Vaticano

“Venid a mí, todos los que estáis cansados y oprimidos, y yo os daré descanso. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es dulce y mi carga ligera. (Mt 11,28-30)

Coronado de espinas, coronado por la cruz y herido por una lanza, en memoria eterna del gesto más grande que Jesús hizo por nosotros: sacrificar la propia vida por la salvación de la humanidad. Finalmente, rodeados de llamas que simbolizan el ardor misericordioso que Cristo siente por los pecadores. Así, la iconografía representa el Sagrado Corazón de Jesús, cuya fiesta se celebra hoy, en la Octava del Corpus Christi.

Los orígenes de la fiesta

Las huellas de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús ya se encuentran en la Edad Media, en el pensamiento de algunos místicos alemanes como Matilde de Magdeburgo, Matilde de Hackeborn y Gertruda de Helfta y el beato dominico Henry Suso. Sin embargo, este culto sólo floreció en el siglo XV por Santa Margarita Alacoque y San Juan Eudes, el primero al que el obispo de Rennes concedió celebrar una fiesta en honor del Corazón de Jesús en su comunidad en 1672.

En 1765 Clemente XIII concedió a Polonia y a la Archicofradía Romana del Sagrado Corazón la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y fue en este siglo cuando se desarrolló un acalorado debate. La Congregación de Ritos, de hecho, afirma que el objeto de este culto es el corazón de la carne de Jesús, símbolo de su amor, pero los jansenistas interpretan esto como un acto de idolatría. Sólo en 1856, con Pío IX, la solemnidad se extendió a la Iglesia universal y se insertó en el calendario litúrgico. Era una fiesta móvil fijada el viernes, el octavo día después del Corpus Christi, seguido por el sábado dedicado al Inmaculado Corazón de María.      

Amor gratuito

El P. Javier Rojas SJ. escribió una bella reflexión sobre esta fiesta. Transcribimos algunos fragmentos: En el corazón del ser humano hay bondad, hay deseo de Dios, capacidad de amar, y esa pizca de “locura” que hace al ser humano una persona capaz de hacer grandes cosas por los demás. Sin embargo, ¿qué nos pasa? ¿Por qué cuesta tanto a algunos cristianos salir del propio “querer y sentir” y mirar al que está sufriendo cerca suyo? ¿Cómo es posible que muchos cristianos sigan creyendo que seguir a Jesús es cumplir unas cuantas normas? ¿Dónde quedó el deseo profundo de imitar la manera de vivir de Jesús?

Cuando contemplamos el evangelio, vemos a Jesús que se acerca al que sufre. Su amor es compasivo. Está dispuesto a acortar la brecha que existe entre las personas que sufren y la vida que Dios quiere para ellos.

Para Jesús el amor es compromiso con la dignidad humana y no sólo palabras. Su amor también es gratuito. Está dispuesto a brindar su ayuda, dedica tiempo para estar con los que sufren, presta oídos para escuchar a los demás, y no teme quebrantar la ley cuando está en juego la dignidad humana.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies