Search
viernes 26 febrero 2021
  • :
  • :

Bolivia: Monseñor Coter reflexiona sobre el cambio en el Acolitado y Lectorado

Campanas/vaticannews.va/ Monseñor Eugenio Coter, obispo del Vicariato Apostólico de Pando en Bolivia, comparte su reflexión personal sobre el cambio en el Acolitado y Lectorado realizado por el Papa Francisco por medio de la Carta apostólica “Spiritus Domini” en forma de “Motu Proprio“, sobre la modificación del canon 230 párrafo 1 del Código de Derecho Canónico, acerca del acceso de las mujeres al ministerio instituido del Lectorado y Acolitado.

El pasado 8 de enero, fiesta del Bautismo del Señor, fue publicado el motu proprio “Spiritus Domini”. Se trata de una modificación del canon 230, del Código de Derecho Canónico hecha por el Papa Francisco y que hace referencia al acceso de las mujeres al ministerio del lectorado y el acolitado. Monseñor Eugenio Coter, obispo del Vicariato Apostólico de Pando en Bolivia, reflexiona sobre este cambio.

En la carta, el Pontífice establece que las mujeres pueden acceder a estos ministerios y que se les atribuye también mediante un acto litúrgico que las institucionaliza.

Y precisamente, Monseñor Coter, fue el encargado de solicitar formalmente este cambio al Papa en nombre de los participantes del Sínodo de la Amazonía celebrado en Roma del 6 al 27 de octubre de 2019.

En este contexto, Monseñor Coter explica que el hecho de que el Papa firmara este Motu Proprio el 10 de enero de 2021, solemnidad del Bautismo del Señor, es especialmente simbólico:

Gesto que valora la dimensión ministerial del bautismo

“Creo que ha sido una ocasión muy importante para recordar que el Lectorato y Acolitado como ministerialidad en la Iglesia tiene su fuente en el bautismo y el abrir estos ministerios a las mujeres, además de a los hombres como era la tradición, ha sido el esfuerzo de leer en el la realidad de hoy la tradición de la Iglesia, como una realidad que ilumina el presente”.

Además, el prelado hace hincapié en que con este gesto concreto se valora la dimensión ministerial del bautismo en hombre y mujeres.

“Esto oficializa y abre a un reconocimiento oficial que no es sólo la buena voluntad de quien quiere ponerse a disposición como acólito sino que es el encargo oficial que la Iglesia le reconoce por tener igual dignidad que los hombres y esto hace de este servicio ministerial un don y un encargo oficial: algo que en la preparación del Sínodo para la Amazonia había sido pedido por la gente y por los fieles, es decir, que la ministerialidad en la Iglesia encontrara igualdad entre hombres y mujeres contando con un reconocimiento oficial”

Una Iglesia que acoge

Por otra parte, el obispo del Vicariato Apostólico de Pando recuerda que este “es un signo de una Iglesia que acoge lo que vienen pidiendo desde la realidad, los obispos y las comunidades cristianas”.

Ciertamente, esta modificación ya se ejercía antes del Motu Proprio del Papa, pero Monseñor Coter señala que el hecho de “afirmarlo jurídicamente es darle oficialidad a esta ministerial esta igualdad entre hombre y mujeres a partir del sacerdocio común del bautismo”.

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies