Search
lunes 28 septiembre 2020
  • :
  • :

Bolivia. Covid-19. Valda: Hay menos contagios. Lo peor es bajar la guardia

Campanas/www.vaticannews.va/Hace seis meses Bolivia anunció los primeros dos casos de coronavirus en su territorio. La batalla ha sido larga y desigual, especialmente para los más pobres. Vïctor Hugo Valda, director general del Hospital Católico de Santa Cruz y gestionado por los franciscanos de María, describe a Vatican News los pormenores de este combate.

2020.09.10 Hospital Católico de Santa Cruz, Bolivia 

Manuel Cubías – Ciudad del vaticano

“Gracias a Dios, en este momento, los niveles de contagios en Bolivia, están bajando, particularmente en Santa Cruz de la Sierra, donde está ubicado el Hospital Católico”. Esta es la expresión con la que Víctor Hugo Valda describe el momento presente en relación a la pandemia.

Julio y agosto fueron los meses en que la pandemia golpeó con más fuerza Bolivia. El 18 de julio se contabilizó la cifra más alta: 2,036 casos de personas contagiadas, según reportes de las autoridades de salud. Hasta el día 12 de septiembre, según datos de la universidad John Hopkins, el país sudamericano presentaba 125,982 contagiados, 82,796 recuperados y un total de 7,297 fallecidos. 

Respuesta a la pandemia

Ante el aumento de contagios, la arquidiócesis de Santa Cruz y el Hospital Católico decidieron crear una nueva estructura que respondiera a la urgencia, el centro Covid. Esta fue una innovación en una de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Víctor Hugo Valda afirma que sólo en esta región se han presentado más de 40 mil personas positivas.

El centro Covid dispone de 39 camas, 12 de terapia intensiva, 21 para terapia intermedia y 6 para emergencias. Además, dispone de una central de oxígeno que permite a todas las camas la renovación continua del aire.

Otro de los avances, y que permite un mejor control de los contagios es la celeridad con que se dan los resultados de los exámenes PCR, que en el sistema público tardan cuatro días y en el privado, 24 horas. Todas estas mejoras en el servicio, subraya Valda, nos muestran la acción de Dios y recuerda el pasaje bíblico: “Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles” (Salmo 126,1).

Agradecimientos

El director general del Hospital Católico se mostró muy agradecido con el apoyo recibido del arzobispo, monseñor Gualberti, así como con todo el equipo que trabaja en el hospital, quienes han hecho su máximo esfuerzo para atender a los pacientes, tanto en el centro Covid, como en los servicios de terapia regular y quirófanos. También agradeció a su equipo gerencial que en algunas ocasiones tuvieron que trabajar hasta 15 horas al día, por amor a Cristo y a los enfermos.

Valda también recordó a la virgen María de la Esperanza, quien intercede con Jesús por su trabajo y a la vez es fuente de fortaleza. Con igual esperanza cuenta los momentos en que regresa a casa y es recibido por su hijo de 5 años y a quien quisiera abrazar, pero dadas las circunstancias, espera el momento de hacerlo.

Amenazas en el horizonte

Víctor Hugo Valda señala la actual situación política y social de su país y la proximidad de las elecciones, como un peligro que puede hacer crecer nuevamente el número de contagiados: “Las manifestaciones y los bloqueos de calles”. En esas circunstancias, insiste, la gente no toma las medidas de prevención suficientes para evitar los contagios.

Otras dificultades con las que nos enfrentamos en este momento de emergencia sanitaria es “la especulación y los costos de los medicamentos e insumos médicos, que siguen siendo altísimos, lo que hace que los servicios médicos no puedan tener costos menores. Hay un aprovechamiento lamentablemente de pocas personas, que en la pandemia lejos de servir a las personas, quieren aprovecharse de ellas. El Hospital Católico ha abierto sus puertas a todas las personas, aunque nos enfrentamos a dificultades, porque los costos son altos. Hemos atendido a personas de bajos recursos y en algunos casos no les hemos cobrado”. También recordó que han atendido a muchos adultos mayores, entre ellos algunos sacerdotes y aseguró: “por ser mayores necesitan ser más valorados y no podemos considerarlos como personas que tienen menos valor, sino que tienen un valor que no se puede medir como toda persona humana.”

Para finalizar la entrevista, Valda recordó a San Ignacio de Loyola, quien dijo: “Actúa como si todo dependiera de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios” y refiriéndose a lo que está por llegar afirmó: “esperemos que con estos temas políticos, con estos temas de las elecciones, con estos temas de la flexibilización de la cuarentena, en este en esta época de post confinamiento, no haya un rebrote porque la gente también como ve que se está flexibilizando psicológicamente baja la guardia. Lo peor es bajar la guardia.

Fotografía: Víctor Hugo Valda. director general Hospital Católico. Antes y después de un día de trabajo

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies