Search
miércoles 5 octubre 2022
  • :
  • :

Arzobispo presidió la misa de Acción de Gracias, en la celebración del 1er. Aniversario del Santuario de Schönstatt

Campanas. Con una Misa de Acción de Gracias, presidida por el Arzobispo Metropolitano de Santa Cruz de la Sierra, S.E.R. Mons. René Leigue Cesarí, el domingo 04 de septiembre a las 16:00 horas, el Santuario de la Virgen María de Schönstatt en Santa Cruz, celebró su primer aniversario de Consagración.

La celebración Eucarística fue concelebrada por; el P. Osvaldo Peña, Párroco de la Parroquia San Juan Bautista de Porongo, el P. Marcelo y el P. Tadeusz Gieniec, CSsR, Párroco de la Parroquia San Roque. Este Santuario está ubicado en el Urubó – Parroquia San Juan Bautista – Porongo.

Recordemos que el Santuario Schönstatt, fue consagrado por el entonces Arzobispo de Santa Cruz, ahora Arzobispo Emérito, Mons. Sergio Gualberti, durante la celebración Eucarística del sábado 04 de septiembre, ante una multitudinaria asistencia de sacerdotes, Religiosas y miembros del movimiento que llegaron de diferentes rincones del país y de Latinoamérica.

El Arzobispo, Mons., René Leigue  inició su homilía destacando el espacio tan grande y bonito en el cual se ha construido este Santuario. Este es un espacio de encuentro con el Señor y es así como ustedes lo sienten, han venido hasta aquí porque sienten esa alegría del encuentro con Dios nuestro Padre.

El prelado señaló que en el Evangelio Jesús nos dice; “quien quiera seguirme cargue con sus cruz y sígame”,  y que difícil a lo mejor para nosotros no, entender lo que dice Jesús, ¿qué quiere decir carguen con su cruz?, él nos está diciendo que tenemos que seguirle tal  y como somos, no vamos a esperar estar limpios para recién seguir a Jesús. Jesús ha dicho yo no he venido por los sanos, yo he venido por los enfermos y cuando habla de la cruz, nos está diciendo, los quiero así tal y como son ustedes,  uno más inteligente que otro, uno más alto que otro, pero el Señor así nos quiere, cargar con esa cruz, la cruz de cada día, con nuestros problemas, dificultades, la situación que cada uno vive, así nos quiere el Señor.

 Así mismo Monseñor aseveró que, el Señor nos invita a seguirle y eso lo hace cada día, somos nosotros los que ponemos miles de excusas para seguir este camino, pensemos en los primeros misioneros que dejaron todo y  lo siguieron para comunicar la buena noticia, eso es lo que dice el Señor. 

El Señor nos dice; el que quiera seguirme tiene que dejar, papá, mamá, mujer, hijo, toda la familia”, el que no deja todo para seguirme no es digno de mí, el Señor quiere una conversión radical, no una conversión a medias, quiere que dejemos todo por él. Pensemos en los misioneros que han dejado todo para seguir al Señor, muchas veces la comodidad que tenemos no nos deja movernos. Hoy en día si los invitan a una misión ¿qué sería lo difícil de dejar para ustedes?,  la familia, la comodidad de la casa, yo pienso que a lo mejor a la familia la pueden dejar, las comodidades del hogar también, pero lo que realmente no pueden dejar en este tiempo es el celular, y eso es lo que nos dice el Señor hoy, carguen con su cruz y síganme, expresó el Arzobispo.

De la misma manera Mons. Leigue aseguró que el señor quiere seguidores perseverantes, que sean consecuentes con su fe, no aquellos que se entusiasman un día y al otro día ya no,  a eso se refiere el Señor cuando nos dice: “carguen con su cruz y síganme”, ¿será que son capaces de dejar un día el celular?, cuando hablamos de ayuno, a lo mejor es más fácil dejar de comer  que dejar el celular, y eso puede ser también un buen ayuno, apagar el celular, a esto es lo que nos llama el Señor, dejar todo lo que nos impide seguirlo.

El Arzobispo de Santa Cruz afirmó  que hoy en día estamos pasando momentos muy complicados, momentos difíciles en la Iglesia, hay muchos que no les gusta que se les hable de Dios, hay muchos que quieren imponer sus ideas, quieren aplicar leyes para callar al que habla de Dios y estos son momentos difíciles.

Hay pruebas en la vida que a veces no somos capaces de afrontarla o a veces nos toca afrontarlas personalmente, son situaciones complicadas pero queremos que otros la lleven adelante o culpamos a otros, no queremos asumir nuestra responsabilidad, el Señor nos dice esta es tu cruz, asuma, enfrente, busque una salida. El Señor les invita a ustedes en este momento de reflexión y de encuentro con la naturaleza  y la creación de Dios, y aquí donde el Señor los llama, carguen con lo que son ustedes, no renieguen de la situación que viven, carguen con esa cruz que llevan y sígueme.

Pidámosle al Señor  que por la intención de María  nuestra Madre, interceda por nosotros  y que por su amor maternal, nadie se pierda del camino del Señor. Hoy hemos venido a encomendarnos a ella, ella nos espera para animarnos, para ayudarnos, para darnos un empujón  para seguir a su hijo, ella hoy nos dice; “Hagan lo que Él les diga”, y él nos dice; “Carguen con su cruz y síganme”. Escuchémosle al Señor y que podamos empezar un camino diferente, un camino nuevo, un camino sin quejas, aprendamos a afrontar nuestra realidad  que vivimos. Que así sea, amén.

Para Saber

El proyecto del Santuario filial en Santa Cruz nace del deseo de muchas personas que han visto en esta obra un camino de transformación y santidad, mediante una Alianza de Amor con la Virgen quien se compromete a acompañar y educar a sus hijos para conducirlos a Dios Padre a cambio de la fidelidad y actos de amor que se convierten en una contribución al Capital de Gracias. La Alianza de Amor y el Santuario se convierten en el eje central de la espiritualidad de Schoenstatt, que procura generar hombres nuevos, cristianos que den testimonio de su fe y evangelicen según la vocación a la que estén llamados.

 

UN TERRUÑO DE ESPERANZA PARA SANTA CRUZ DE LA SIERRA”

Por: Paola Cominetti Z.

ASÍ COMENZÓ ESTE SUEÑO: Durante las historia de la Iglesia Católica la presencia y acción de la Virgen María siempre ha sido fundamental, ella como intercesora de Dios, se ha manifestado al ser humano de diferentes maneras siendo las más visibles sus diferentes apariciones que luego se han transformado en Santuarios, lugares santos de oración, contemplación y sanación. Son miles de peregrinos que todos los años visitan estos templos; como el Santuario de Lourdes en Francia, el Santuario de Guadalupe en México, el de Fátima en Portugal y más cerca de nosotros el Santuario de la Mamita de Cotoca. Ahora Dios nos vuelve a regalar un lugar lleno de Gracias y esperanza en la ciudad de Santa Cruz: el Santuario de Schoenstatt.

Schoenstatt es un barrio del pueblo de Vallendar ubicado cerca de la ciudad de Coblenza en Alemania, en donde hace más de 100 años un sacerdote, el Padre José Kentenich, recibe la inspiración divina de conquistar, en una pequeña capillita, un Santuario Mariano como lugar de gracias. Nace así la Orden Sacerdotal y el Movimiento de Schoenstatt el cual se encuentra presente en más de 110 países del mundo, con más de 200 Santuarios filiales (copias fieles del Santuario Original de Schoenstatt).

En  Bolivia el Movimiento de Schoenstatt comienza en la ciudad de La Paz el año 1974, en donde cuentan con un Santuario filial que Dios mediante, cumplirá 30 años el año 2022. En Santa Cruz la Virgen María se manifiesta de una forma especial a través del matrimonio de Enzo Bagnoli y Ruty Suarez, quienes en los años ’90, pasaron por una gran prueba de dolor en la cual es la misma Madre de Dios, a través de la imagen de la Virgen de Schoenstatt, quien se les manifiesta y quiere venirse con ellos desde Ciudad de México para instalarse en el pueblo cruceño y desde este terruño comenzar esta gran obra de evangelización de la Iglesia.

El proyecto del Santuario filial en Santa Cruz nace del deseo de muchas personas que han visto en esta obra un camino de transformación y santidad, mediante una Alianza de Amor con la Virgen quien se compromete a acompañar y educar a sus hijos para conducirlos a Dios Padre a cambio de la fidelidad y actos de amor que se convierten en una contribución al Capital de Gracias. La Alianza de Amor y el Santuario se convierten en el eje central de la espiritualidad de Schoenstatt, que procura generar hombres nuevos, cristianos que den testimonio de su fe y evangelicen según la vocación a la que estén llamados.

La construcción del Santuario filial que tiene como lema: “Jenecherú, fuego vivo de esperanza”, inicia el 1 de junio del 2019 con la Coronación de la Virgen como “Reina de la Unidad y Construcción del Santuario” y se realiza la bendición de la Piedra fundamental por Monseñor Sergio Gualberti. En diciembre del mismo se inician las obras.

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies