Search
lunes 26 octubre 2020
  • :
  • :

Arzobispo bendijo las nuevas instalaciones de la ampliación del Centro Covid del Hospital Católico

Campanas. Hoy jueves 30 de julio a las 17:00 horas, el Arzobispo de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti bendijo las nuevas instalaciones de la ampliación del Centro Covid del Hospital Católico.

El Centro Covid del Hospital Católica de la Ciudad de Santa Cruz de la Sierra, cuenta con 39 camas, 12 de terapia intensiva, 21 de terapia intermedia y 6 de emergencia, más un consultorio de emergencia, una Central general de enfermería y cuatro subcentrales de enfermería, tiene sistemas de intercomunicación con pacientes, y central de monitoreo de monitores multiparametros de todos los pacientes, con una central de oxigeno que abastece a todas las camas, sistema de renovación de aire, y para confort de pacientes, aires acondicionados, televisores e internet.

El Hospital Católico trabaja con un equipo humano de excelencia, instalaciones y equipos a la altura, y un sistema de gestión de calidad, con la gracia del Dios de la Vida y de la mano de Maria Salud de los enfermos seguirán Salvando Vidas!!

“Contamos con equipos modernos, enfermeras y médicos altamente competentes y un sistema de gestión clínico quirúrgico de alta calidad, pero lo que más nos diferencia de cualquier otro centro de salud es nuestra Alma, que se refleja en la vocación de Servicio y en la oración, ya que somos conscientes que en el fondo el Medico de médicos es Jesucristo, Señor de la Vida. Esta vocación y característica principal se expresa, por ejemplo, en el interés genuino por los enfermos sin escatimar esfuerzos para proteger la vida de cada paciente. Para el Hospital Católico, sanar, cuidar y acompañar son elementos progresivos del mismo proceso terapéutico que brindamos a nuestros pacientes”, afirma el Ing. Víctor Hugo Valda, Director General del Hospital Católico.

HOSPITAL CATÓLICO”

UNA OBRA SOCIAL DE LA IGLESIA CATOLICA

Como propiedad del Arzobispado de Santa Cruz y concesionado a la administración y dirección de la Asociación de Fieles Franciscanos de María, el ‘HOSPITAL CATÓLICO’ es una obra social de la Iglesia Católica. Formamos parte de la Confederación Internacional de Instituciones de Salud Católicas (CIISAC).
MISION

“Proteger y recuperar la salud integral de la persona, brindando un servicio médico y espiritual, en el marco de las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia Católica, expresando así el amor misericordioso y sanador de Jesús hacia los enfermos.”

VISION

“Ser una comunidad terapéutica integral, auto sostenible, de excelencia humana, ética y profesional, con identidad católica, donde se cura el cuerpo y el alma de los pacientes a través de un servicio confiable y accesible”.

MOTIVACION FUNDAMENTAL

El Hospital Católico se funda como respuesta agradecida a Dios que nos ha amado primero, en obediencia al envío que Jesús hace a sus discípulos: “Proclamen el Reino de los Cielos y sanen a los enfermos”. Jesús nos reveló que Él está presente de manera misteriosa pero real en los enfermos “estuve enfermo y me visitaste”, lo que nos compromete en una atención amorosa y de excelencia, atendiendo al enfermo atendemos a Jesús.

LA ESPIRITUALIDAD DEL AGRADECIMIENTO, EL ALMA DEL HOSPITAL CATOLICO

El distintivo “Por Jesús, con Jesús, como María”, estilo de vida de los Franciscanos de María, impulsa día a día al Hospital en el desafío de recuperar la salud física, psíquica y espiritual de cada paciente, brindando una atención amorosa y de excelencia, descubriendo el rostro de Cristo Crucificado en cada persona que sufre llevándole la Buena Noticia del Resucitado. De modo que el amor a Dios y al prójimo, especialmente a los que sufren, es el pilar fundamental que sustenta la existencia y operaciones del Hospital Católico en su servicio a los enfermos.

Desde la espiritualidad del agradecimiento, el Hospital Católico se constituye en un lugar de acogida y esperanza para los que sufren, donde médicos, enfermeras, personal administrativo y de servicio, viven y expresan su amor a Cristo y su vocación de servicio, esforzándose para que el hospital sea para el paciente un lugar de esperanza, por la alta capacidad de resolución científica responsable y oportuna y por la genuina preocupación y atención esmerada a cada paciente.

HOSPITAL CATOLICO, LUGAR PRIVILEGIADO DE ENCUENTRO CON JESUS, DIOS DE LA VIDA

El Hospital Católico es un lugar privilegiado de encuentro con Jesús en la Eucaristía (“Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre”), en los enfermos (“Estuve enfermo y me visitaste”), en la comunidad del Hospital (“donde dos o más están unidos en mi nombre ahí estoy Yo en medio de ellos”) y en su misteriosa presencia en el sufrimiento, ya que Jesús se hace dolor para aliviar a los que están bajo el peso del dolor, se une de manera especial a nosotros cuando pasamos tribulación para fortalecernos.

RECUPERAMOS LA SALUD, RECONFORTAMOS EL ESPIRITU

Como la enfermedad afecta la totalidad del ser humano, un aspecto esencial de nuestro servicio es la responsabilidad pastoral y espiritual en el mundo de la salud, pues siguiendo la antropología católica que afirma claramente que las personas poseen un alma y un cuerpo, trabajamos considerando que la salud física y la salud espiritual van siempre de la mano.
Con el término y concepto de ‘salud’ entendemos todo lo que involucra a la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación para el mejor equilibrio y bienestar físico, psíquico y espiritual de la persona.
De lo anterior, emana la necesidad de prestar una atención que abarque todas las dimensiones de la persona: físico, psicológico, social y espiritual. Por esta razón, en el Hospital Católico nos empeñamos, con toda nuestra capacidad instalada, en la curación completa e integral de cada paciente, preocupándonos tanto por su salud física como por su salud psíquica y espiritual. Para ello contamos con profesionales destacados, apoyados por personal de enfermería y técnicos con excelente formación, además de un centro de espiritualidad del agradecimiento conformado por voluntarios.
En este contexto, es de especial importancia la relación Médico-Paciente, que incluye el respeto mutuo, la confianza, honradez, confidencialidad y el consentimiento informado, esto exige de nuestro personal: amor, disponibilidad, comprensión y paciencia. No bastan la pericia científica y profesional, se precisa también la participación personal en las situaciones concretas de cada paciente.

ENFOCADOS EN EL RECONOCIMIENTO DE LA DIGNIDAD DE TODO SER HUMANO EN TODAS SUS ETAPAS
Nuestra vocación de servicio, emanada de nuestra espiritualidad, se enfoca en el reconocimiento de la dignidad humana de cada persona y del derecho sagrado a la vida en todas sus etapas, es por eso que nos hemos convertido en referente de la promoción y defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies