Search
martes 10 diciembre 2019
  • :
  • :

Concejo Presbiteral : “Adiós, Padre Simón, maestro, servidor y testigo de Cristo”

Campanas. En la fiesta de Cristo Rey, cuando todos los sacerdotes nos disponemos a vivir esta nuestra experiencia de fe, hemos recibido la triste noticia de la partida del P. Simón Gutiérrez. Con ese sentimiento de dolor muchos hemos celebrado la misa dominical y festiva. Por eso estamos muy unidos al dolor, pero también a la alegría de saber que un hombre como el servidor, maestro y testigo de Cristo, se va a la casa del Padre.

Muchos de nuestros hermanos sacerdotes han expresado sus sentidos pésames, en este momento tan especial, para todo nuestro presbiterio de la arquidiócesis de Santa Cruz. Todos sabemos de su vida estuvo marcada por su servicio a la iglesia y a la formación de líderes religiosos. El P. Simón Gutiérrez desde su llegada a Santa Cruz ha sido una pieza fundamental en su compromiso y aporte, en las varias iniciativas de animación de la iglesia local.

La experiencia que tuvo en la diócesis de Oruro y como misionero, animador de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) fueron un baluarte para consolidar en la arquidiócesis esta significativa experiencia de Iglesia. Su trabajo anonadado para animarlos, reflejó claramente su sueño de ver, una iglesia comunidad y una comunidad insertada en el caminar de la pastoral de la iglesia.

En varios momentos hemos sentido su presencia como un gran maestro, desde varios enfoques, tanto académico, testimonial y también de acompañamiento. Un maestro sencillo que acompañó a muchos jóvenes en el seguimiento a Cristo.

También como sacerdote, fue un bastión en la construcción del pensamiento doctrinal que inspiró al caminar de la iglesia. Sus nutridas charlas, conferencias y cursos mostraban su solidez doctrinal. Muchos somos testigos de su gran aporte. Que cuando alguien requería algo, siempre recurrían a él y recibían buenos aportes. Cuantos sacerdotes lograron orientar sus estudios y trabajos académicos, gracias a su colaboración humilde y sencilla.

Pero al final, todos sentimos, desde el caminar de nuestra comunidad eclesial, su servicio como ministro de Dios. Su presencia ha sido fundamental en el caminar de todas las comunidades de forma más comprometidas.

Su último aporte es todo el marco doctrinal que nos deja reflejado el plan pastoral arquidiocesano, que nos inspira a ser más misioneros. Su aporte lo llamo “sal y luz en el mundo, santa cruz en misión”. Con una claridad nos dijo que “el anuncio del Evangelio se realiza a través del testimonio.  Jesús mismo, por su testimonio, porque es el Hijo que dio la vida por sus hermanos, es sal de la tierra y luz del mundo; nos hace oír y ver que Dios nos ama y es Padre de todos”. Pero en si él fue un gran testimonio para todos aquí en nuestro presbiterio. Porque supo ser sal y luz, dar sabor a las comunidades y supo ser luz que iluminó el camino de muchas personas. Su servicio le identificó al maestro de los maestros, ser servidor de Jesús y de dejarse llevar hasta lo último, a la entrega total. Y así fue, Padre Simón.

En su último encuentro con las comunidades eclesiales de base, en la ciudad de Santa Cruz, ahí en medio de las comunidades se puso a animar a todos, para que sigan este compromiso y este espíritu de animación eclesial. Dejó su sello. Dejó mucho en la gente y por eso muchos están agradecidos de su testimonio y entrega.

Simón Gutiérrez, muchas gracias por todo lo que nos dejaste. Tenemos mucho por trabajar, pero también nos dejas, todo lo que supiste hacer.

Que Dios te conceda todo lo prometido, y que se goces de la presencia amorosa de Dios.

Guillermo Siles Paz, OMI

Moderador del Concejo Presbiteral de Santa Cruz.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies