Search
sábado 2 julio 2022
  • :
  • :

Clero: “Gracias Monseñor Sergio por guiar con liderazgo, tenacidad, compromiso, valentía, sensibilidad y amor a nuestra Iglesia de Santa Cruz”

Campanas. Al finalizar la Celebración Eucarística, el P. Guillermo Siles, Moderador del Consejo Presbiteral, agradeció a Monseñor Sergio Gualberti por su servicio pastoral en la Iglesia boliviana y en particular en la Iglesia de Santa Cruz. Así mismo le dieron la bienvenida al nuevo Arzobispo, Mons. René Leigue, a quien afirman, Monseñor Sergio deja en sus manos un legado de sueños, prácticas y esperanzas que seguro serán consideradas en el caminar de los próximos años. VIDEO

 “Gracias Monseñor Sergio por guiar con liderazgo, con tenacidad, compromiso, valentía, sensibilidad  y amor a nuestra Iglesia de Santa Cruz”.

“Palabras de Agradecimiento”

Ante todo, va nuestro agradecimiento por todos estos años de servicio a la iglesia boliviana y cruceña en particular.

Su mismo testimonio lo dice porque usted dejó su país y se encarnó en nuestra realidad. Muchas, experiencias de vida y compromiso lo legitiman, este su gran amor que tiene a  esta tierra boliviana, por los más de 42 años en Bolivia y desde 1999 sirviendo a la Arquidiócesis de Santa Cruz.

No podemos negar su vasto conocimiento y sólida formación biblicoteológica, la que le ha servido en el trabajo que ha desempeñados en las muchas funciones dentro de la iglesia de Bolivia y marcados en la misma arquidiócesis.

Todos reconocemos su capacidad de organización, de ser acompañado por un equipo de personas, de mirar los detalles para la eficacia de los eventos y caminar siempre como Iglesia.

SEGUIR LA HUELLA DEL CARDENAL

Nadie más que usted compartió la vida y testimonio del cardenal Julio Terrazas, a quien tuvo que suceder en la conducción de la Iglesia Local. Este hecho marca un gran reconocimiento, porque ha tenido esa capacidad de dar continuidad al camino recorrido, a mantener el espíritu de amistad, colegialidad y compromiso dentro de la iglesia.

Todos reconocemos a la iglesia local, como dinámica, participativa y respondiendo a los desafíos actuales, y es porque asumió el liderazgo con tenacidad, compromiso y valentía.

Dado que usted participo en el sínodo de la Arquidiócesis, esto le llevó a dar continuidad en el seguimiento a todas las instancias y estructuras vigentes. Que todos los espacios de trabajo estén siempre enmarcados en una pastoral de conjunto, que todos podamos sentir el mismo caminar como hijos de Dios y que demos siempre la imagen de una iglesia unida, que camina hacia la misma meta, el Reino de Dios. 

Todas las orientaciones y desafíos a los que se ha enfrenado, han hecho que nuestra iglesia local, sea activa, comprometida y preocupada por las necesidades urgentes. Sus vastos conocimientos y su capacidad de discernimiento, han permitido dar pasos certeros en conflictos y acciones desafiantes, o problemas en su momento.

NUEVAS INICIATIVAS

En este caminar como iglesia talvez lo más fuerte que vivimos fue el congreso misionero y sobre todo la capacidad de respuesta que se dio en todas las instancias, tanto de organización, participación y éxito en sus resultados. Ahí marco un hito significativo del espíritu misionero que debe de imprimirse en toda la iglesia boliviana y latinoamericana.

Algo que puede identificar su tiempo como arzobispo es la necesidad de tener las caritas parroquiales como respuestas a la acción evangelizadora de la Iglesia, unas caritas con rosto solidario y que responda al grito de los sencillos marginas y descartados de la sociedad. Debemos ser una iglesia solidaria y caritativa, es el sueño que usted en varios momentos nos ha ido impulsado para concretar y dinamizarlos.

Su sensibilidad social, aquí debemos de reconocer esa capacidad de mirar la realidad con ojos de misericordia. En varios momentos hemos escuchado. Hay que partir de la realidad, hay que mirar que está pasando a nuestro alrededor, no podemos construir una iglesia separada de la realidad, sino que responda a sus problemáticas y a su propia coyuntura. Muchas veces, en los diferentes espacios, de trabajo, especialmente en el consejo presbiteral ha expresado Su mirada crítica de la realidad, su preocupación por ayudar en la resolución de los conflictos y mostrar siempre una iglesia que camina con su pueblo y ayuda a resolver los problemas con su pueblo.

¿QUÉ APRENDIMOS?

En estos últimos años hemos aprendidito mucho de su persona y de su conducción, y creo que están muy marcadas en la mente de la gente y del presbiterio de Santa Cruz. Fueron sus homilías, que domingo tras domingo, dirigía a la comunidad, ahí pudimos percibir su amor a la iglesia y al pueblo de Dios, porque siempre están bien pensadas, analizadas, discernidas. Nadie puede negar este gran aporte a conducir la iglesia con palabras claras, profundas, concisas y siempre escritas. Este es un gran legado que deja a todos para seguir con detenimiento al caminar que debemos de continuar y enmarcarnos en la vivencia de la comunidad.

Si bien es cierto en estos últimos meses la iglesia toda se puso a reflexionar sobre la sinodalidad, sin embargo, usted siempre ha mantenido como horizonte este proceso de trabajo y misión que debe tener la iglesia. Con frecuencia fue recordando la necesidad de volver permanentemente al proceso marcado dentro de la Iglesia local. El sínodo Arquidiocesano que mantiene una vigencia intacta para nuestro tiempo. Ahí están los compromisos adquiridos, la estructura dinamizadora de la iglesia y los procedimientos para hacer la iglesia que Dios espera, misericordiosa, fraterna y sinodal.

PREPARÓ EL CAMINO PARA AVANZAR

Hoy le damos las gracias también porque al culminar su periodo como arzobispo, podemos darnos cuenta que los procedimientos a seguir están marcados. Ha diseñado una Iglesia para que siga creciendo. Deja en las manos de Mons. Rene Leigue un legado de sueños, prácticas y esperanzas que seguro serán consideradas en el caminar de los próximos años.

Seguro está, que Mons. Rene Leigue aprendió mucho de usted, y que ahora al pasar la posta, la carrera sigue hacia la meta esperada. Mantener una iglesia encarnada, en la vivencia de la gente, en el acompañamiento a los sacerdotes y en la misma transformación misionera de la Iglesia, como nos lo pide el Papa Francisco.

Fueron 9 años de servicio a la cabeza de la iglesia y estos fueron para vivir una transición hacia un nuevo pastor, nacido en el territorio, que conoce el caminar de cerca de todas las instancias de la iglesia local, pero fundamentalmente, ahora sabe que el espíritu es el mismo.

Que Dios  le pague por todo el servicio que hizo y seguirá haciendo a la Iglesia.

Muchas gracias. Mons. Sergio.

Guillermo siles Paz, OMI

Moderador del consejo Presbiteral.

 

Santa Cruz, 9 de junio de 2022.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies