Search
martes 15 octubre 2019
  • :
  • :

Arzobispo de Santa Cruz presidirá la Misa de Fiesta de la Parroquia San Martin de Porres

El domingo 6 de noviembre  a las 09:00 horas, el Arzobispo de Santa Cruz Mons. Sergio Gualberti presidirá la Misa por la fiesta Patronal de la Parroquia San Martín de Porres. Desde el 28 de octubre se han venido realizando varias actividades como: la noche de la tercera edad, la Expo – San Martín, noche de mascotas, bailes de niños de catequesis , película de San Martín de Porres, Mesa de difuntos, procesión con faroles, el viernes 4 de noviembre a las 20:00 horas se realizará la noche de talentos por jóvenes de confirmación, el sábado 5 de noviembre la serenata con artistas invitados, la Passtoral juvenil, el domingo la misa de fiesta a las 09:00 horas y desde las 10:00 horas la feria de comidas.

Conozcamos Como nació la Parroquia San Martín de Porres

En el año 1964, se consideró necesaria la creación de una nueva parroquia en la zona oeste de la ciudad de Santa Cruz, sobre la Av. Roca y Coronado Nº 2320, entre segundo y tercer anillo. El Monseñor Luis Rodríguez Obispo de Santa Cruz comprometió la misión de una extensa parroquia nueva y de gente muy humilde y pobre. La parroquia fue aceptada por la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada; el P. Enrique Bujold fue enviado a Santa Cruz para poner en marcha el proyecto llegando en fecha 18 de julio de 1964.

La nueva parroquia que estaba por nacer tenía como vecinos a la parroquia “El Sagrario” y “Nuestra Señora de Fátima”, quedando sujeta a estos términos:

Su ubicación sería: al norte: la avenida Busch, al este: la carretera externa de la circunvalación (actualmente segundo anillo), al sur: la Av. Piraí; al oeste: el Río Piraí. El territorio encerrado por estas líneas forman un cuadrado más o menos rectangular, quedan como limítrofes las siguientes parroquias: al norte: “La Santa Cruz”; al este, “El Sagrario”; al Sud, “Nuestra Señora de Fátima”; y al oeste, “San Juan Bautista de Porongo”. Declarándose la festividad en fecha 03 de noviembre en honor al Santo Martín de Porres.

psmp

La zona donde se iba instalar la parroquia estaba en pleno crecimiento, vivían alrededor de 4.000 personas procedentes en su mayoría de la provincia de Vallegrande, del mismo departamento y de la ciudad de Cochabamba. Se construyó un “Pahuichi” con las hojas de motacú y los bancos eran unas tablas puestas sobre troncos. El P. Enrique Bujold, escogió como titular de su parroquia a San Martín de Porres, canonizado dos años antes por el Papa Juan XXIII. Poco a poco fueron llegando donaciones para la construcción de la nueva casa parroquial. En fecha 17 de abril de 1965, se inauguró el Centro Parroquial que fue bendecido por el Monseñor Carlos Brown, Obispo Auxiliar de Santa Cruz y en fecha 05 de diciembre de 1965 se inauguró la Iglesia.

TRABAJO DE LOS MISIONEROS

Desde 1971 llegaron a Santa Cruz otros misioneros, entre ellos el P. Guido Brault, que estuvo hasta fines del año 1972. Que ayudo mucho en la consolidación de las infraestructuras y financiamientos. En noviembre de 1971 llegó el P. Lucas Casaert desde Europa, después llegó el P. Jaime Gagnon, su dedicación a los movimientos carismáticos lo llevo a formar 22 comunidades eclesiales de base y formó un buen número de laicos comprometidos a los que les llamó “servidores”, organizó el programa Niño Feliz, en apoyo a los niños pobres.

logo-san-martin-nuevo

En la parroquia hay mucho movimiento con la llegada de P. Claudio Falardeau: comunidades cristianas, formación de laicos, cursillos de preparación a los sacramentos, comedores populares, posta sanitaria, oficina de ayuda social, guardería infantil. Estos cuatro últimos estaban muy organizados por el proyecto “Niño Feliz”, que luego fue creciendo por las múltiples necesidades que iban surgiendo y por esa misma razón paso a ser Fundación “Niño Feliz” que actualmente tienen administración propia. La labor desempeñada por los misioneros fue muy reconocida el año 1989, cuando se cumplieron los 25 años de creación de la parroquia.

Se pretendía devolver la parroquia en el año 1994 a la diócesis, pero la llegada del P. Víctor Simard abrió nuevamente la esperanza de dar más dinamismo. Para ese entonces el P. Lucas era muy famoso y se dedicaba a dar conciertos de música carismática..  El año 1995 muere el P. Enrique y la comunidad de San Martin llora esta gran perdida. Son varios los oblatos que han fallecido, otros han vuelto a su tierra madre y otros han cambiado de misión.

EXPANSIÓN DE LA MISIÓN.

plaza-san-eugenio

La parroquia en los años fue creciendo con velocidad y los todos los misioneros mantuvieron una línea de trabajo, apoyar las comunidades, organizar mejor los sacramentos y sobre todo promover la participación de los laicos.

El año 2000 los misioneros decidieron diseñar una planificación en base a la inmensa esperanza y se motivo a generar una presencia en los diferentes barrios de la parroquia. Es así que las famosas “Cabañas del Pirai”, empezaron a tener una participación dinámica y presencia misionera. Los laicos formados visitaban las casas y promovían grupos de oración. Se había pensado estar presente en las zonas rojas de la parroquia, Misión muy delicada.

En julio de 2002, los misioneros Oblatos de maría Inmaculada han celebrado los 50 años de presencia en Bolivia y Santa Cruz fue uno de los centro de festejos que, al mismo tiempo, se convirtió en cambio de la nueva parroquia. Los misioneros presentes son P. Lucas Casaert, P. Pepe Ayala, P. Humberto Bertrán y Claudio Falardeau que era el Párroco. En la fiesta se puso la primera piedra para tener un nuevo templo y para San Martin, con el apoyo del Arzobispo Julio Terrazas se lanzo el proyecto en pocos años se inauguro. 

En diciembre de 2003 llega el P. Gerardo Leclaire y llegaba de tener una gran experiencia en la formación de matrimonios. Por eso se dedico a acompañar a las familiar, fortaleciendo el trabajo de la pastoral familiar, acompañado de los laicos.  El año 2005 llego un joven y muy entusiasmado, el padre Alain Romero y decidió apoyar todos los trabajos en las cabañas y en Ambrosio Villarroel. Ya en las comunidades se hacía bautizos y primeras comuniones y matrimonios, pero la expansión de territorio. Pero en esos años decidieron acompañar e estas zonas de forma asidua.

El 16 de agosto de 2008  un joven oriundo de la parroquia, el P. Oscar Salguero asume como párroco apoyado por el P. Lucas y P. Gerardo Leclaire. Y con la fuerza misionero fortaleció la dinámica pastoral y conjuntamente la comunidad promovió la construcción del centro pastoral, en memoria del fundador, P. Enrique Bujold, se inauguro en diciembre de 2012.

NUEVOS MISIONEROS.

 Desde 2014 el P. Guillermo Siles llega para fortalecer la parroquia, había sido el provincial y tuvo que dejar su misión en los medios de comunicación para  en poco tiempo asumir la responsabilidad pastoral.

50 años de la parroquia. Como ya estaba previsto la parroquia que había nacido en 18 de julio de 1964 vivió su experiencia del jubileo parroquial. Muchas actividades en el año, que aparte de celebrar solemnemente con presencia del Arzobispo, Mons. Sergio Gualberti, se vivió la acostumbra festividad. Se comprometió la construcción de la cas parroquia que ya el nuevo párroco lo tendría que concretar.

En octubre del 2014, la comunidad parroquial y el párroco organizaron la peregrinación al Santuario de San Martin en Lima Perú.

En febrero 2015 asume como párroco el P. Guillermo Siles Paz y también llega el P. Miguel Córdova,  misionero oblato, de nacionalidad peruano, que ya trabajaba en la diócesis de Cochabamba, asume como nuevo vicario y el P. Lucas Casaert asume la comunidad oblata.

Hoy la parroquia vive una experiencia de construcción misionera, que inspirada en las líneas pastorales de la arquidiócesis se embarca a la concreción de general espacios de participación pastoral dinámica.

En febrero de 2016 la comunidad diseño su plan estratégico para el caminar de los próximos 5 años de la misión parroquial

Hoy soñamos en ser una parroquia misionera, que partiendo de las diferentes pastorales se promoverá la misión.

Se ha fortalecido las diferentes capillas, de María Reina, Siervas de la Encarnación y Niño Feliz. Además de mantener la cercanía y relación con las comunidades eclesiales de las 6 zonas pastorales.

El 8 de octubre de 2016 se inauguro la plaza San Eugenio de Mazenod, con su estatua diseñada por el escultor cochabambino, Walter Solón Romero. Con esto la parroquia se adhirió a la festividad de los 200 años de la fundación de la congregación de los misioneros Oblatos de María Inmaculada.

VIVENCIA PASTORAL

Hoy la parroquia está muy comprometida en vivir la experiencia misionera, está conformando sus equipos de misión. Los jóvenes están construyendo un proyecto de formación de líderes, bajo el nombre de jóvenes en acción.

La pastoral Juvenil, que tienen su equipo de coordinación, diseñan deferentes estrategias para acompañar a los jóvenes en su formación cristiana pero más en su vivencia de la fe. Desde la oración, formación, testimonio y misión viven sus ansias de ser verdaderos seguidores y servidores de Jesús.

Las comunidades eclesiales de la parroquia que tienen un encuentro mensual, se preparan asiduamente en la formación de una evangelización desde la mirada de Jesús misericordioso.

La catequesis desde diferentes espacios trata de vivir y contagiar la fe a toda la familia, se inserta con mucha motivación a vivir el llamado de Dios de ser fermento en la vida cotidiana. Los catequistas son un ejército de Dios que están siempre dispuestos a vivir y convivir su formación y desde su testimonio ofrecer la buena noticia todos los niños y jóvenes.

Los diferentes grupos de oración, están animados por los laicos y laicas de la comunidad, se reúnen asiduamente en los diferentes barrios del territorio parroquial.

El ministerio de canto y música, ha marcado su diferencia, que aparte de animar las misas viven también la experiencia de la fe, de saborear el amor a Dios, que su mensajes sea una melodía cotidiana.

El grupo de lectores y servidores de la palabra han descubierto que leer la palabra de Dios es la inspiración de caminar como familia. Por eso con frecuencia, aparte de formarse en el conocimiento de la Biblia, experimentar en el grupo y familia la Letio Divina. Hoy son familias evangelizadoras al servicio de la parroquia.

Finalmente los movimientos religiosos de la parroquia, viven en comunión permanente de la parroquia y de la iglesia.

Ser una parroquia misionera es siempre una comunidad comprometida con el servicio a Dios en la vida diaria.

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies