Search
martes 18 mayo 2021
  • :
  • :

25 de marzo: “Institución de cinco Vírgenes Consagradas en la Arquidiócesis de Santa Cruz”

Campanas. La Iglesia de Santa Cruz de la Sierra a la cabeza de su Pastor, Mons. Sergio Gualberti invita al Pueblo de Dios a la Institución de cinco Vírgenes Consagradas que han acabado su proceso de discernimiento y formación, se llevará a cabo en la Basílica Menor de San Lorenzo – Catedral, el día de la solemnidad de la Anunciación del Señor el 25 de marzo a horas 18:30.

La historia nos habla de mujeres heroicas, vírgenes consagradas que sufrieron el martirio por permanecer fieles al Señor. Entre ellas se nombra a Águeda de Catania, Lucía de Siracusa, Inés, Justa y Rufina de Sevilla. Dicha memoria permaneció como viva llamada a la entrega total de sí, como exigía la consagración virginal. El ingreso en el Ordo virginum se hacía por medio de un solemne rito litúrgico, presidido por el Obispo diocesano. En medio de la comunidad reunida para la celebración eucarística se realizaba la imposición del velo a la virgen de parte del Obispo, gesto que correspondía a la velatio de la esposa en la celebración del matrimonio.

Durante muchos siglos se fue perdiendo esta riqueza hasta desaparecer totalmente. Fue el Concilio Vaticano II quien la restauró y aconsejó instaurarla desde la perspectiva del lugar que la mujer ocupa en la iglesia y en la sociedad, todos somos, varón y mujer, hijos de Dios con igual dignidad y derechos, sin supremacía de uno sobre el otro.

Según la disposición de la Constitución sobre la liturgia Sacrosantum Concilium n. 80,  el rito de la consagración de las vírgenes, que permaneciendo in saeculo (el mundo), es decir en sus ordinarias condiciones de vida, son admitidas a la consagración por el Obispo diocesano.

La Iglesia se enriquece y crece en fidelidad a Cristo y al pueblo de Dios, en la medida que sus miembros se comprometen a un seguimiento de Cristo más auténtico y más fiel a las urgencias que surgen en el mundo. Damos gracias a Dios por este grupo que han solicitado vivir y expresar este carisma y aceptado este compromiso en nuestra Iglesia de Santa Cruz y estimulamos a seguir su ejemplo a aquellas personas que se sientan movidas por el Espíritu Santo a consagrar sus vidas al servicio de Dios en la construcción del Reino.

En el Decreto de la Constitución del “Ordo Virginum” en esta Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, se publicó en fecha 29 de noviembre de 2019, Primer Domingo de Adviento, con el consentimiento del Consejo Episcopal, respondiendo a las peticiones de un grupo significativo de mujeres deseosas de consagrase al Señor.

Les esperamos para compartir y acompañar este momento tan hermoso y significativo de nuestra Iglesia, bajo la mirada materna de Santa María, Reina de las Vírgenes.

 

 EL ORDEN DE LA VÍRGENES

Una de las imágenes más bellas que, desde el inicio de la Iglesia aparece en los escritos tanto Apostólicos como de los Santos Padres, es aquella en la que se la describe como “Iglesia Esposa de Cristo”. Es el icono que revela la íntima relación que el Señor ha querido establecer con la comunidad de los que creen en Él (Ef 5, 23-32; Ap 19, 7-9; 21, 2-3.9). Nos habla de un estilo de vida y de pertenencia a la comunidad de discípulos, para expresar el “Misterio” tan peculiar que tenían algunos cristianos, particularmente “mujeres que, correspondiendo al carisma evangélico suscitado en ellas por el Espíritu Santo, con amor esponsal, se han dedicado al Señor Jesús en virginidad, para experimentar la fecundidad espiritual de la íntima relación con Él y ofrecer los frutos a la Iglesia y al mundo”. (Ecclesiae Sponsae Imago 1).

La historia nos habla de mujeres heroicas, vírgenes consagradas que sufrieron el martirio por permanecer fieles al Señor. Entre ellas se nombra a Águeda de Catania, Lucía de Siracusa, Inés, Justa y Rufina de Sevilla. Dicha memoria permaneció como viva llamada a la entrega total de sí, como exigía la consagración virginal. El ingreso en el Ordo virginum se hacía por medio de un solemne rito litúrgico, presidido por el Obispo diocesano. En medio de la comunidad reunida para la celebración eucarística se realizaba la imposición del velo a la virgen de parte del Obispo, gesto que correspondía a la velatio de la esposa en la celebración del matrimonio.

Durante muchos siglos se fue perdiendo esta riqueza hasta desaparecer totalmente. Fue el Concilio Vaticano II quien la restauró y aconsejó instaurarla desde la perspectiva del lugar que la mujer ocupa en la iglesia y en la sociedad, todos somos, varón y mujer, hijos de Dios con igual dignidad y derechos, sin supremacía de uno sobre el otro.

Según la disposición de la Constitución sobre la liturgia Sacrosantum Concilium n. 80,  el rito de la consagración de las vírgenes, que permaneciendo in saeculo (el mundo), es decir en sus ordinarias condiciones de vida, son admitidas a la consagración por el Obispo diocesano.

Cuál es la fisonomía de este nuevo estilo de vida dentro de la Iglesia. Son mujeres bautizadas y creyentes, pero consagradas al Señor que se quedan en su entorno y participan activamente en la vida de la Comunidad cristiana, reunidas en torno al obispo manifestando el carácter escatológico de la Iglesia.

Mujeres en el mundo que abrazan un estilo de vida casto, pobre y obediente, dedicadas a la oración y la práctica de las obras de misericordia según su propio carisma desde la libertad creativa. Se reconocen hijas de una Iglesia Local, en este caso de la Iglesia en Santa Cruz de la Sierra, obedientes al obispo que con sus capacidades y dones contribuyen y participan de la vida y la misión de esa Iglesia.

La Iglesia se enriquece y crece en fidelidad a Cristo y al pueblo de Dios, en la medida que sus miembros se comprometen a un seguimiento de Cristo más auténtico y más fiel a las urgencias que surgen en el mundo. Damos gracias a Dios por este grupo que han solicitado vivir y expresar este carisma y aceptado este compromiso en nuestra Iglesia de Santa Cruz y estimulamos a seguir su ejemplo a aquellas personas que se sientan movidas por el Espíritu Santo a consagrar sus vidas al servicio de Dios en la construcción del Reino.

En el Decreto de la Constitución del “Ordo Virginum” en esta Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, se publicó en fecha 29 de noviembre de 2019, Primer Domingo de Adviento, con el consentimiento del Consejo Episcopal, respondiendo a las peticiones de un grupo significativo de mujeres deseosas de consagrase al Señor.

 La Consagración de este primer grupo de cinco Vírgenes Consagradas que han acabado su proceso de discernimiento y formación, se llevará a cabo en nuestra Basílica de San Lorenzo – Catedral, el día de la solemnidad de la Anunciación el Señor el 25 de marzo a horas 1830.

Les esperamos para compartir y acompañar este momento tan hermoso y significativo de nuestra Iglesia, bajo la mirada materna de Santa María, Reina de las Vírgenes.

Santa Cruz de la Sierra, 16 de Marzo de 2.021

 

Mons. Sergio A. Gualberti Calandrina

Arzobispo de Santa Cruz de la Sierra

 

 

 

 

 

 

Graciela Arandia de Hidalgo



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies