Search
viernes 15 diciembre 2017
  • :
  • :

El desafío de los pobres en Bolivia

*Por: Erwin Bazán Gutiérrez. 

La Iglesia Católica ha celebrado este fin de semana en todo el mundo la Primera ‘Jornada Mundial de los Pobres’. En Santa Cruz la mitad de la colecta del domingo será destinada a obras de caridad, según lo anunció el propio Arzobispo, Monseñor Sergio Gualberti.

Es valorable el hecho que muchas muchas comunidades lograron celebrar la Jornada de los Pobres con gestos concretos de ayuda al necesitado como entrega de víveres a familias pobres, donaciones para hogares de niños, campañas de aseo y salud para personas en situación de calle… etc.

Pero ¿Por qué debemos celebrar la ‘Jornada de los Pobres’ en Bolivia?

Si bien es cierto que Bolivia es ahora considerado un país de ingresos medios con índices importantes en reducción de la extrema pobreza, aún persisten altos niveles de pobreza en la que se encuentra sumida gran parte de la población. Precisamente en la celebración de la Jornada de los Pobres, Monseñor Sergio afirmó que “En nuestro país también hay muchos hermanos pobres y hay signos alarmantes de que más personas vuelvan a caer en la pobreza al agudizarse la recesión económica en acto”.

El temor que expresa la autoridad religiosa se respalda en la patente desaceleración de nuestra económica nacional, debido entre otras razones, a la caída de los precios internacionales de nuestras materias primas y nuestra gran dependencia a los commodities, situación que pone en riesgo las ya escasas políticas sociales.

Es por eso que Monseñor Sergio, en su homilía de este domingo,  invitó a celebrar la ‘Jornada de los Pobres’ dejando claro que se debe se deben movilizar todas las fuerzas para luchar contra la pobreza ya que “El sufrimiento de los pobres nos debe interpelar a todos los bautizados, a las comunidades parroquiales, a las instituciones caritativas cristianas y a toda la sociedad civil para poner en marcha todos los esfuerzos, de modo que no sólo se asegure un sustento digno a los necesitados, sino que también se revalorice la dignidad de la persona del pobre”.

Con especial énfasis, subrayó que el desafío en nuestro país es “Reconocer la dignidad de los pobres, acogerlos y ser solidarios” ya que según indicó este “es un elemento central del ser cristiano que nos ayuda a vivir la esencia el Evangelio, siguiendo los pasos de Jesús”.

En esa línea, exhortó a “poner a los pobres al centro de las políticas sociales y económicas” porque los pobres no son un problema sino un recurso de inestimable valor, afirmó recordando la motivación del Papa “Que esta nueva Jornada Mundial se convierta para nuestra conciencia creyente en un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda. Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio

Finalmente, el Prelado Cruceño recordó que “el Papa nos da un ejemplo luminoso de cercanía a los pobres, solidarizándose con ellos y elevando la voz en favor de los desheredados del mundo, de personas, grupos y regiones enteras que sobreviven en condiciones indignas del ser humano, no por un destino ciego, sino porque víctimas de un sistema egoísta, injusto y excluyente, centrado en el dios dinero”.

Erwin Bazán Gutiérrez



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies