Search
viernes 15 diciembre 2017
  • :
  • :

5 claves por las que la Iglesia “es” y debe ser misionera

Mario Paredes, asesor católico del Museo de la Biblia en Washington, destaca 5 motivos por los cuales la Iglesia y la misión son dos conceptos inseparables

  1. La Biblia ya situa la misión como centro de la relación del hombre con Dios

La Sagrada Escritura pone como eje y fundamento de toda relación del hombre con Dios un llamado o vocación y una tarea o envío, para una misión.

Así lo vivió el Pueblo de Dios en el Antiguo Testamento (Gn 12,1-9); lo vivieron cada uno de los profetas veterotestamentarios (Jer 1,5); Jesús de Nazaret mismo (Mt 3,13-17) y cada discípulo en cada tiempo y lugar (Mc 16,15).

Los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), cada uno a su modo, concluyen con el mandato evangélico: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio” (Mc 16,15). Tarea que, como su nombre lo indica, consiste en ir impregnando las relaciones interpersonales, las instituciones y estructuras sociales y todas las realidades temporales, con la lógica de Cristo y de su Evangelio, con la sabiduría y criteriología del Evangelio, que es distinta a la lógica del mundo y que nos pide “amarnos los unos a los otros…”(Jn 13,34), en el reconocimiento de que somos hermanos, hijos del mismo Padre.

2. La misión trata de ser un testimonio vivo del Evangelio

La tarea misionera de la Iglesia consiste en la instauración del reinado de Dios en el mundo. Soberanía de Dios que acontece en las realidades históricas y terrenales, cuando hacemos la voluntad de Dios-Padre vivida y enseñada por el Hijo que consiste en que nos amemos los unos a los otros (Jn 13,34).

Dicho al revés, cuando no nos amamos, no hacemos la voluntad de Dios sino la nuestra y no reina Dios sino nuestros caprichos e intereses, casi siempre mezquinos, el caos, la violencia y mil formas de destrucción y muerte.

Se trata de ser un testimonio y siembra del evangelio, de la Palabra de Dios, que es Cristo mismo, verbo del Padre, de su Buena Noticia, que se constituye en una lógica, la de Dios, lógica de la cruz como la llamó Pablo (1 Cor 1,18) y que – contraria a la del mundo – engendra para los cristianos de todos los tiempos persecución y cruz y, con ello, el sello testimonial y martirial que autentica la vida del verdadero discípulo de Cristo: “El que quiera seguirme que tome su cruz…” (Mt 16,24). Porque los discípulos – dicho en Juan – “estamos en el mundo pero no somos del mundo” (Jn 15,19).

3. La misión no es solo para personas de territorios lejanos, sino diaria y cotidiana

Desde el Vaticano II y, en los últimos años, especialmente bajo el Pontificado de Francisco, vamos superando un concepto meramente geográfico de misión y migrando hacia un concepto teológico-misional.

Porque vamos entendiendo que la misión no ocurre sólo entre personas, comunidades o territorios lejanos, agrestes, tradicionalmente ajenos al evangelio u olvidados por la Iglesia en su tarea evangelizadora. Ni que trata tampoco la misión de una tarea conquistadora, colonialista, imperialista, avasalladora y arrasadora de culturas aborígenes.

Muy por el contrario, la tarea misionera debe ser conscientemente ejercida a diario, por cada discípulo, en la cotidianidad de la existencia, del diario vivir y del diario peregrinar con nuestra fe, en medio de los ambientes, también cotidianos, en los que vivimos, celebramos y testimoniamos nuestro discipulado en Cristo.

4. Todos somos misioneros y necesitamos de la misión

La Iglesia de Cristo y cada cristiano en particular se reconoce hoy, además, de evangelizadora y misionera, necesitada, al mismo tiempo, de ser evangelizada y misionada al interior de sí misma. Es decir, en permanente estado de conversión ad intra de la comunidad de discípulos. Conversión que consiste en la renovación y adecuación de nuestras mentes (Cfr. Ef 4,23) y vidas a la mente, vida, principios, valores y caminos del evangelio de Jesucristo, para que – parafraseando a la Sagrada Escritura – “nuestros caminos y pensamientos sean los caminos y pensamientos de Dios” (Is 55,8ss) y no merezcamos escuchar el regaño de Jesús a Pedro: “Apártate de mí, Satanás, porque tú piensas como los hombres, no como Dios” (Mt 16,23).

· Pastoral Profética: “Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles…daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor… realizaban muchos prodigios y señales”

· Pastoral Litúrgica: “Acudían asiduamente a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. Alaban a Dios…”

· Pastoral Social: “Tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos. No había entre ellos ningún necesitado…”

Tres dimensiones pastorales que en cada iglesia particular y parroquial, en cada comunidad cristiana, han de darse y realizarse en una relación intrínseca e indisoluble de tal manera que cada una de estas dimensiones de la evangelización se enriquecen, se requieren y se complementan entre sí y, además, estas tres dimensiones constituyen la identidad, catolicidad y especificidad de la Iglesia de Cristo en el Mundo.

5. Signo de autenticidad y compromiso con la vida cristiana

La tarea misionera ha sido y tiene que ser siempre el signo de la autenticidad de la vida cristiana. Del mismo modo que la ausencia de conciencia y tarea misionera de los cristianos en Iglesia y para el mundo es la prueba más fehaciente de una Iglesia que va perdiendo autenticidad, esencia, autenticidad, razón de ser, verdad y sentido en el mundo.

La tarea misionera es la tarea de la Iglesia, de toda la Iglesia, y nuestro compromiso bautismal y misionero nos urge a todos a la reflexión, a la oración, pero especialmente a la acción testimonial cotidiana de nuestro seguimiento de Jesucristo.

Cada uno de los cristianos ha de compartir su “tesoro escondido, la perla de gran valor (Mt 13,44ss) para la búsqueda de felicidad que experimenta todo hombre y mujer que viene a este mundo, para la salvación o vida plena y eterna que los cristianos hemos de encontrar y vivir en el acontecimiento cristiano.

La transformación y renovación del rostro de la Iglesia en el Mundo, entonces, no consiste en inventar nada nuevo sino en volver a las fuentes del cristianismo, al cumplimiento del mandato de Jesús y al testimonio en Pentecostés de las primeras comunidades cristianas: “Ir por el mundo entero predicando el Evangelio” (Mc 16,15ss).

*Fuente: Aleteia.org

Erwin Bazán Gutiérrez



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies