Search
jueves 23 noviembre 2017
  • :
  • :

Que la Encíclica del Papa “Amoris laetitia” se ponga en práctica para animar la vida de las familias bolivianas

Esa es una de las conclusiones de Monseñor Braulio Sáez después de participar en el Encuentro Latinoamericano de Pastoral Familiar convocado por el CELAM.

El Obispo auxiliar de Santa Cruz y responsable nacional de la Pastoral Familiar, Monseñor Braulio Sáez, participó días atrás del Encuentro Latinoamericano de Pastoral Familiar convocado por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) para intercambiar experiencias y fortalecer los procesos de nucleación y formación de la Pastoral Familiar en América Latina para que respondan a los grandes desafíos sobre la familia; Además de promover la Encíclica Amoris laetitia como instrumento de trabajo.

A decir del Prelado, si bien estas son reuniones de coordinación lo que busca el CELAM es impulsar un proceso de formación, de nucleación, maduración y de toma de conciencia en las Pastorales de Familia de cada país -ya que- la familia es una institución prioritaria dentro de la Iglesia que se encuentra amenazada por la desintegración y los ataques de la ideología de género en América Latina y el mundo.

“El CELAM quiere hacer un camino de nucleación y de formación para defender la vida de la familia” sostiene el Prelado boliviano.

Una de las metas principales de estas reuniones es la de promover la Encíclica del Papa Francisco sobre la Familia: Amoris Laetitia, para que se convierta en un instrumento de guía y orientación que se ponga en práctica en todos los países de América Latina desde ahora y durante los siguientes años pues “No cabe duda que Amoris laetitia no es una carta cualquiera sino que enseña los grandes desafíos y respuestas que tiene que dar la Iglesia al mundo de hoy” sostiene Sáez.

En ese sentido, precisa que al tiempo que se quiere impulsar la doctrina de la Iglesia, “se busca hacer que “Amoris Laetitia” sea como el eje de orientación de todo lo que el Papa quiere lograr de formar, de nuclear, de animar la vida de las familias”.

La Iglesia y la familia.

El Prelado asegura que “la iglesia es fundamentalmente una familia, y porque el amor es el primer don que Dios ha puesto en el ser humano para compartirlo a imagen y semejanza de Dios. Dios es familia, no es un ser aislado, es una comunidad de amor y la familia es imagen y semejanza de la familia divina”.

“Si no nos preocupa la familia no nos preocupa la Iglesia porque la familia es la primera Iglesia doméstica” afirma Monseñor Braulio.

 

Erwin Bazán Gutiérrez



Nuestro sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando estará dando su consentimiento y la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies